Páginas vistas en total

miércoles, 17 de mayo de 2017

CUEVAS DE SAN JOSÉ Y VINAROZ



CUEVAS DE SAN JOSÉ
VAL D'UXO

El mayor acicate para ver estas cuevas, no tan prodigiosas como tantas otras que vi durante mi existencia nómada, radica en su inmenso río subterráneo, el mayor de Europa. Aún no se conoce con precisión dónde acaba, cuál es el término de esta lengua acuática oculta bajo la faz terráquea. No necesitas ropa abrigada, pues la temperatura constante es de 20 grados. No es la típica experiencia que yo recomendaría al claustrofóbico por antonomasia. En una barca donde vamos aglutinadas quince almas, atravesamos el río por túneles, pasadizos y huecos que se me antojan "ratoneras", madrigueras fabricadas por ignotas criaturas que jamás vieron la luz del Sol. Si no agachas la testa corres el riesgo de llevarte por delante el canto de una roca que lleva ahí desde tiempos de Moisés, como quien dice...


Mis diez euros me dan acceso a un recorrido subterráneo bajo la mirada de un cielo pétreo. No se pueden hacer fotos. Te las hacen ellos y te cobran seis euros por columbrar a duras penas tu retrato junto a un grupo de gente a quienes no volverás a ver en lo que te resta de vida, bueno... quién sabe...
 
Las cuevas de San José son muy visitadas y los aluviones de visitantes son constantes y fluidos. No te faltan chiringuitos para tomar algo y alguna que otra tienda intrascendente. Hay que admitir que los barqueros que navegan por este espacio tan angosto tienen una pericia sobrenatural "buceando" con sus "flacos cuerpos de madera" que flotan sobre las aguas inmaculadas de la cueva.

Ahora me encamino a la insustancial Vinaroz. La única reseña destacable de esta población se halla en la Plaza Parroquial, donde descolla (destaca) la inmensa y preciosa Parroquia Arciprestal de la Asunción. 





Detalles barrocos en el interior y majestuosidad en su fachada, con copiosidad barroca esculpida en su faz soberbia. Si te quedas un rato por aquí, dirígete a la Calle Mayor, donde están las típicas tiendas de turno y al final de la calle, el bonito mercado de blanca fachada, ideal también para tomar algo en esta zona que se asoma al mar.




No hay comentarios: