Páginas vistas en total

jueves, 5 de mayo de 2016

BUITRAGO DE LOZOYA

BUITRAGO DE LOZOYA


A 75 kilómetros del tráfago madrileño se halla esta bella y tranquila localidad serrana, cuyo casco histórico, merecidamente, es poseedor del reconocimiento como Bien de Interés Cultural desde 1993. Y es que paseando por esas calles medievales, tan pulcras, tan bien cuidadas, uno no puede por menos que elogiar el buen gusto que destilan las fachadas de
piedra de las casonas o la limpieza del pavimento. Las primeras referencias históricas nos retrotraen hasta el siglo XI de Alfonso VI, cuando el Islam estaba a un paso de abandonar la península por la puerta de atrás y no precisamente por voluntad propia.



Lo más destacable aquí acaso sea esa maravilla de muralla construida entre los siglos XI y XII, Monumento Nacional desde 1931. Las calles vetustas me llevan de la mano hasta la coqueta plaza de la Constitución, muy buena opción para buscar solaz en los locales de turno que sirven comidas y refrigerios varios. Un poco más allá, aquí las distancias no son titánicas, se encuentra la popular calle Real, totalmente recomendable si uno quiere congregarse con el vulgo más que aislarse en cualquiera de los recovecos medievales que te salen al paso. Desde la calle mencionada, llegas enseguida al Ayuntamiento, casi embutido en un plaza pequeña, como de llavero. La mañana arranca con una subida a las murallas. Por dos euros de nada.



  



gozas de buenas panorámicas y además conoces algunos artefactos bélicos de los que se usaban en el medievo, aquí denominados maquinas de asedio. Visita obligada es la preciosa iglesia de Santa María del Castillo, siglo XIV. Iza la mirada para recrearte con ese artesonado neomudéjar plagado de escudos de armas. Como viene siendo habitual cuando repasamos la biografía de uno de estos templos sagrados, éste tampoco se salvó de arder como una pira funeraria en 1936. El techo magnífico que vemos lleva ahí desde principios de los años 80. No te vayas sin admirar la recoleta capilla de Sta María del castillo. Son preciosos los iconos, los ornamentos mudéjares.







Si te apetece subir a la torre del reloj puedes hacerlo en horario de 12 a 14 y los domingos de 13 a 14.


Si andas dando vueltas con el coche y no encuentras donde aparcar, una opción puede ser junto a la muralla en la plaza del Belén viviente. Sigamos buscando rincones para disfrutar visualmente. Así llegó yo hasta el mirador que se asoma al río Lozoya y que discurre junto a la muralla. Recorre su perímetro magnífico por la calle Coracha. Es un lugar para detenerse y poner a trabajar la cámara cuando arribas a la plaza del castillo.


No hay comentarios: