Páginas vistas en total

viernes, 1 de abril de 2016

MOGUER



Mi nuevo día comienza con esta visita a Moguer, donde me da la bienvenida la patrona de la cuidad, la Virgen de MonteMayor, a quien puedo admirar en la calle Bulerías. Como ya viene siendo habitual, a la retina le cuesta encontrar otro color que no sea el blanco luminoso. Me llaman la atención las ventanas de las casas, que tienen unas rejas del tamaño de las puertas de un castillo, si se me permite la exacerbación. Moguer fue la villa que viera nacer al ínclito escritor Juan Ramón Jiménez, famoso por su "Platero y yo", aquel borrico entrañable que podrás fotografiar en la antigua Plaza de la iglesia.

El que fuera su hogar, el hogar de Jiménez, se halla en la Antigua Calle Nueva 10. Es bonita y recoleta la Plaza del marqués. En la estatua central vemos a la esposa del literato, Zenobia Camprubí Aymar.





Al final acaba uno casi ahíto de tanto bombo y platillo para el difunto novelista; es omnipresente por toda Moguer.
JUAN RAMÓN JIMÉNEZ



Más cosas de interés. Es el turno de la bonita y grande Parroquia de Santa María, con esa torre enhiesta ornada de motivos añiles. Para paseos por la ciudad nada mejor que la antigua calle de las Vendederas; animación, tiendas, gente...


Puedes concluir el día en la bonita Plaza del Cabildo, con ese ayuntamiento amarillo y la presencia ya inherente de Juan Ramón Jiménez y su notable jumento.




No hay comentarios: