Páginas vistas en total

martes, 29 de marzo de 2016

PARQUE NACIONAL DE DOÑANA



Comienzo un año más con mis habituales crónicas viajeras. Y para recibirlo adecuadamente, me he plantado en el Parque Nacional de Doñana en tiempo record, sin reserva alguna, dejando las maletas y al personal del hotel Dunas de Doñana, en Matalascañas, boquiabiertos y con mi "tarjeta" de visita recién estrenada. No tuve tiempo ni de recoger la llave de mi habitación; así de presurosa se presentaba la mañana. Por cierto, el hotel mencionado es una pasada. Tiene uno la impresión de hallarse en uno de esos palacios suntuosos que narraran en los "Cuentos de las mil y una noches". 



PARQUE NACIONAL DE DOÑANA





Hacía bastantes años que me rondaba la "obsesión" de conocer en profundidad el archifamoso humedal. Es el de mayor extensión a nivel nacional y segundo de Europa.

Muy popular, muy visitado, conviene llamar y reservar con antelación. Verás muchos grupos que acuden a conocerlo y disfrutar de la naturaleza. Los senderos recorridos son agropecuarios, por lo cual no esperas un trayecto sereno y reposado.

Deberás abonar 28 euros por persona. Las visitas guiadas se realizan en unos camiones o furgonetas preparados para los anfractuosos caminos forestales y pistas que recorren este inmenso humedal. Los guías te proporcionan vasta información sobre El parque. También unos prismáticos, así podrás observar a los numerosos milanos que otearás surcando el cielo, especialmente en las boscosas áreas de descanso llamadas dormideras, donde se juntan para dormir. Sin gran esfuerzo te toparás con toda suerte de aves palmípedas y zancudas: avocetas, calamones (en peligro de extinción), espátulas, garzas, grullas, cigüeñas, flamencos. También buitres y águilas, autillos, perdices, etc. Si tienes un día excelente y una suerte soberbia tal vez te cruces con algún lince, pero lo más frecuente serán los gamos, ciervos, conejos y aves de menor y mayor tamaño. Tienes tiempo de sobra: tres horas y media.



Se trata de una planicie de sotobosque y humedales de gran belleza y variedad de flora y fauna. Las marismas son preciosas, tan sosegadoras, pero ahora, cuando las visito, tan bajas de caudal.

Como te digo encontrarás un volumen ingente de visitantes y mucha afición equina. En el Centro de Interpretación puedes observar de maravilla gran cantidad de aves a través de las fabulosas cristaleras que se asoman a las marismas. Allí te pondrán un simpático vídeo de 15 minutos para que conozcas mejor el Parque Nacional de Doñana. Hay una modesta cafetería que apenas da abasto para atender a los numerosos visitantes.

Tiene buenos precios, buen café y muy buenas tostadas. Te recomiendo las que ponen con aceite.










No hay comentarios: