Páginas vistas en total

martes, 30 de junio de 2015

CASTILLO DE VIMIANZO





El original data del siglo XIII, si bien el que visito hoy es del siglo XV. Es bonito pero algo pequeño tal vez, casi de juguete. Su interior ha sido habilitado para ver el estilo de vida, cómo trabajaban las palilleras en sus telares de lino y demás. Se puede ver género de esta índole, telares, maquetas, paneles informativos también para conocer mejor la historia del castillo. Está en muy buen estado. Fue construido por los Mariño de Lobeira y fue escenario de la guerra Irmandiña en 1467.

Pertenece a la Diputación de La Coruña desde 1973.





jueves, 25 de junio de 2015

RÍO XALLAS, CASCADA DE ÉZARO





De camino a Finisterre merece la pena detenerse en Lariño para relajarse en la playa maravillosa que se come con voracidad un bosque denso. También podemos hacer lo mismo recreándonos con parada previa en los lagos de Louro.


Me dirijo hacia el río Xallas, en el concejo Dumbria,  uno de los pocos con cascada que desemboca en el mar. Me espera un salto nada desdeñable de 40 metros.

Es un lugar fotogénico y relajante, sin duda, para acudir en familia, grupos, ideal.

La cascada no tardo en observar que es fragorosa y digna de mi visita. Se llega por una pasarela de madera asequible a todo caminante. Preciosa confluencia de mar y río, río Xallas y cascada de Ézaro.


Los más aventureros seguro que disfrutarán navegando estas aguas en los kayaks que puedes alquilar por 7 euros una hora, con monitor incluido, claro.



miércoles, 24 de junio de 2015

RÍAS ALTAS: A ESTRADA Y MUROS

A ESTRADA Y MUROS

PULPERÍA PACHANGA EN MUROS

Comienzan estas crónicas viajeras en un paraje típicamente gallego, visitado por el fotogénico río Ulla. Es un lugar bucólico repleto de pazos. De camino a Muros se torna todo pintoresco y hermoso. A Estrada queda ya atrás, así como el hotel América donde me alojo.

Sigo el curso del río Tambre hasta su casamiento con la población pesquera de Muros. Estoy en las Rías Altas de Galicia.

Es idílica sin duda su hermosa y engalanada ría señorial. Se respira la calma imperturbable, cuasi espiritual diría yo, con esas bateas que flotan sobre el agua inamovible.

MUROS

Esta población pesquera me cuenta en confidencia que fue declarada Conjunto Histórico Artístico en el año 1970. Merece la pena recorrerla sin prisas, y de paso, acercarse después a la rayana Louro y sus lagos de ensueño.




Fundada por Sancho IV en 1235, Muros fue constantemente asediada por los británicos y devastada después por el insaciable Napoleón Bonaparte en el siglo XIX. La Costa de la Muerte, donde permanecerá una semana, ha sido testigo en demasiadas ocasiones de incidentes marítimos: naufragios.

¿Qué hacer en Muros? Es fácil la respuesta: perderse por Rua da Gracia y desembocar e la estrechísima Rua da Soidade. Seguir hacia la preciosa Praza de Galicia y visitar el mercado, inaugurado hace tan solo un año.




Advierto al viajero de la profusión de terrenos medievales escarpados. Es un pueblo de piedra amigo de las angosturas. Es una maravilla también la Praza de pescadería y la Rua do Príncipe. Pero por supuesto, visita obligada es caminar de la mano del paseo del puerto y de paso degustar el delicioso pulpo que sirven en la pulpería Pachanga. La empanada la encontré correosa, esa no es una interesante opción, la verdad.