Páginas vistas en total

viernes, 6 de noviembre de 2015

NUMANCIA




Ejercicio concienzudo de imaginación necesitarás para vislumbrar en este terreno desolado los que fueran los territorios irreductibles de los arévacos. He dejado atrás la minúscula población de Garray y llegado a los yacimientos arqueológicos de Numancia.

La entrada vale cinco euros, pero merece la pena la visita.

UN BUEN LOCAL PARA COMER, EN GARRAY, ANTES DE LLEGAR A NUMANCIA.
RESTAURANTE CASA ABEL. GARRAY.




Fundada a finales del siglo II a.c, el pueblo arévaco celtíbero que aquí vivió estuvo conformado por pastores, ganadores y guerreros aguerridos, a
fuerza de voluntad y un tesón inquebrantable, para repeler una y otra vez las consuetudinarias acometidas beligerantes de las tropas romanas.

Así, durante 20 años, mantuvieron a estas gentes bajo un asedio opresivo que no acababa de dar los frutos anhelados. Derrota tras derrota los romanos regresaban humillados y pesarosos, incapaces de subyugar a un puñado de ganaderos, años 153-133 a.c.


Tuvo Roma que recurrir a un héroe de renombradas gestas llamado Publio Cornelio Escipión para finalmente sojuzgar a la incombustible resistencia
numantina.

11 meses duraría su maquiavélica estratagema de derribo y acoso, cercándoles, agostando sus campos, contaminando sus aguas, asesinando a quienes les daban socorro y les abastecían. Muertos de hambre y sed poco duraría ya su arrojo y perseverancia.

A partir del siglo IV decae Numancia para convertirse en un asentamiento visigodo, allá por los siglos VI-VII.

Retornando al drama numantino, se sabe que los famélicos guerreros pastores acabaron suicidándose, murieron de inanición o fueron esclavizados quienes sobrevivieron. La ciudad, que estaba fuertemente amurallada, soportó las visitas romanas con invencible denuedo.


El recorrido por la yerma Numancia me lleva a imaginar entre las piedras una muralla inviolable. Es interesante la reconstrucción que se ha hecho de las típicas casas arévacas y romanas.



4 comentarios:

Rud dijo...

¡Qué maravilla, estimado Víctor!
Efectúas unos viajes de película y tus conocimientos son realmente extraordinarios; espero que alguna vez puedas relatar todas estas vivencias a tu descendencia, o mejor aún, que los plasmes en libros para deleitarlos.
Asediar a un pueblo para hacerlos morir literalmente de inanición, es algo supremamente inhumano._ Tu entrada anterior ha estado espectacular, me alegra mucho poder leerte y observar el excelente material gráfico :)
Cordiales saludos, un fuerte abrazo

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

Gracias Rud y bienvenida. Me alegra saber que te han gustado mis últimas crónicas viajeras. Mucho me temo que se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Saludos.

Rud dijo...

Estimado Víctor
He vuelto a "recorrer" Numancia. Me he copiado del zurrón que tienes en una foto, para dibujarlo en una canción navideña :)
Cordiales saludos, un enorme abrazo
P.D. Mira, Víctor; estoy segura que tus crónicas no se han de perder en el tiempo. Ya has sacado libros; puedes recopilar tanto el material gráfico como las respectivas redacciones y estoy segura que te sobrevivirán :)
Un fuerte abrazo

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

Gracias Rud por tu entusiasmo y seguimiento. Muy amable. Te sigo leyendo. Saludos