Páginas vistas en total

jueves, 3 de septiembre de 2015

SAN ESTEBAN DE GORMAZ

Bastante más moderno y bonito que Calatañazor, mucho más grande, San Esteban, Conjunto Histórico Artístico, es ideal para alojarse y visitar alrededores. Es una localidad animada, llena de locales para comer. Mi primera parada me lleva a la bonita iglesia románica de San Esteban, frente a la calle Posadillas. Al fondo, las ruinas de un castillo sobre un otero señero plagado de bodegas, trescientas en total.

Me hallo en la división prístina de cristianos y musulmanes. Indica tal hecho el ruinoso testigo mudo de la muralla demolida, construida en piedra por cristianos y en adobe por los musulmanes. En el interior de la iglesia me espera, como es propio del románico, una decoración mínima, apenas nada salvo la piedra clara desnuda como es propio del estilo franciscano. 

Cruzando al lado cristiano de ese cisma en la calle Posadillas que comentaba antes, arribo al río Duero, el río dorado, el río de oro. Se pueden sacar bonitas fotos desde el puente del siglo XVI. Me dirijo intramuros por la puerta de la villa. Sobre su arco, el escudo de la opulenta y eximia familia Pacheco. Es realmente coqueta y bonita la Plaza Mayor porticada. Las columnas vetustas que soportan el peso estructural de las viviendas añejas son de madera de olmo. Callejea por esta zona esencial de la villa y fíjate en el porte aristocrático de las casas que van saliendo de los vericuetos angostos y empedrados.


Es realmente singular descubrir en las fachadas, en algunas de ellas, lápidas. Los constructores de esas casas las cogían indistintamente, mezclándolas con piedras de otros materiales y tipos. Todo les valía para erigir sus viviendas, sin importarles si algunos de los materiales provenían de cementerios o fueron designados para cerrar un capítulo definitivo hacia lo desconocido más allá de la vida conocida...

Es muy hermosa la Parroquia de Nuestra Señora del Rivero, siglo XII. Una imponente construcción románica subiendo por la calle Santa María.


Es muy hermoso el pórtico. Su interior, espartano pero bonito. Las fotos no están permitidas. Destaca el fabuloso coro y el techo artesonado, todo en  madera de pino del siglo XVI.

Si bien el castillo está algo apartado y apenas queda la fachada principal, un frontón, merece la pena visitarlo. Puedes ir en coche o a pie por la calle Subida al castillo. Hay buenas vistas. Es interesante visitar también el lagar comunal del siglo XI. Y para concluir, no dejes de ver el interesante Parque temático del románico. Verás magníficas maquetas de las iglesias románicas más descollantes, o sea, deslumbrantes, relevantes.





No hay comentarios: