Páginas vistas en total

domingo, 12 de julio de 2015

TEL AVIV II Y JAFFA


Antes de poner punto y final a Tel Aviv, indicar unos apuntes postreros que aún persisten vívidos en mi memoria. Es una buena opción dar una vuelta por el animado y bonito puerto pesquero. El autobús amarillo número 4 te llevará allí.

Una buena ruta turística debería incluir también Carmel Market, pues te contagiarás de su ambiente animado, su zoco, realmente grande.

Callejea después por Allenby, Ben Yehuda o Bograshov, la calle Dizengoff o Rothschild Boulevard. Te llamará la atención y te invitará al descanso más ocioso su pródiga recolección de sillas y tumbonas en medio del parque, con estanterías repletas de libros para que eches unas horas de entretenida lectura después de la caminata.

Llegan los espacios culturales y recreativos en Shumo Ibn Gabirol, una calle larguísima con muchas zonas verdes que se encarga de regar el río Yarkon.

Los “masoquistas”, amantes del morbo y las experiencias más dramáticas, igual encuentran algún deleite o interés en el desaconsejable, por atroz, Museo de la diáspora. Yo, con el que visité en Armenia, tuve más que de sobra.

JAFFA


 
Unos 3500 años es la antigüedad de este enclave donde ahora me hallo: Jaffa (hermosa), es simbólico punto de peregrinaje cristiano. Una delicia pasear por sus calles, por las calles del llamado barrio de los artistas. Tan antigua es que incluso hay registros o noticias de la visita del faraón Tutmosis III allá por el año 1468 a.c


Aquí lo aconsejable es empaquetar las prisas en el macuto de viaje y callejear por las laberínticas calles de piedra de esta maravillosa ciudadela medieval. Mis dedos palpan su vejez cuando toco la rugosa piedra gastada de color terroso.



Muy animada villa, turística y fotogénica, Jaffa me conduce lentamente hacia la iglesia franciscana de San Pedro, construida en el año 1654 en tiempos de Felipe II y restaurada después por Luis IX de Francia.

Tienes que pasar a contemplar su esplendoroso interior, que combina tonalidades azules, blancas y grises. Ha sufrido ya diversas restauraciones, la última data del año 1903. Preciosas las vistas desde aquí del puerto pesquero de esta ciudadela medieval. Si te fijas en las pinturas observarás una cierta reminiscencia de las típicas iglesias italianas.




No hay comentarios: