Páginas vistas en total

viernes, 3 de julio de 2015

MUXIA



Arriban mis pasos a esta localidad cenicienta que evoca todavía, después de tantos años, la huella indeleble del chapapote, de ese crudo negro derramado sobre la costa solitaria.

La cicatriz del Prestige parece presente, junto a la ribera, como el cadáver de un ogro gigante que hubiera perecido adormilado junto al mar.

 Me gusta esta playa, pese a su aire taciturno y herético, con esas rocas apelmazadas junto al rugiente mar. Al fondo, preside el Santuario de Nuestra Señora de la Barca, una gruesa mole de piedra maciza enhiesta e imperturbable.

El interior es sobrio, espartano, nada destacable. Hay aseso en la parte trasera, si acucia la emergencia hidrológica de la naturaleza…

 SANTUARIO NUESTRA SEÑORA DE LA BARCA


Aquí hay que visitar, por así decirlo, la Piedra dos Cadris y la de Abalar: ambas asociadas a ancestrales rituales esotéricos. Según narra la leyenda, uno debe subirse sobre la gigantesca piedra de Abalar y hacerla oscilar. Si se logra, se cumplen todos tus deseos. En cuanto a la piedra dos Cadris, a ésta se le atribuyen propiedades curativas pasando nada menos que 9 veces por la estrechísima grieta por debajo.

PIEDRA DOS CADRIS

No hay comentarios: