Páginas vistas en total

martes, 12 de mayo de 2015

ZARAGOZA

BASÍLICA NUESTRA SEÑORA DEL PILAR




BASÍLICA NUESTRA SEÑORA DEL PILAR



Finalizan mis crónicas viajeras con parada en Caesar Augusta, o 

para entendernos, actual Zaragoza, la ciudad otrora fundada por Cesar Augusto allá por el 14 A.C.

Desde la lontananza ya atisbo la gloriosa figura de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, verdadera enseña y blasón zaragozano. A sus pies, el fascinante y de vez en cuando revoltoso río Ebro, que como bien se sabe, le dio por desbordarse últimamente, convirtiendo Zaragoza en un panorama de diluvio bíblico.



 RÍO EBRO

Me dirijo sin demora a la basílica que se erige sobre el río más caudaloso del país.

Es fascinante, sublime, bellísima y altiva la Basílica de Nuestra Señora del Pilar.

Magistrales los trabajos realizados en 1881 por Felipe Sánchez, Francisco de Herrera y Ventura Rodríguez, entre otros.



 INTERIOR DE LA IGLESIA

Uno se queda atónito cuando penetra en este recinto sagrado de dimensiones sobrecogedoras; mal comparado, un “pequeño Vaticano”.

Es alucinante el Retablo Mayor de Damián Forment, pero no se queda a la zaga el coro de madera de roble de Flandes, creado por los maestros artesanos Moreto, Dbray y Lobato.

Si alzamos la mirada a los techos nos toparemos con las pinturas de González Velázquez, Goya y Stolz.

Dan mis palabras paso a las fotografías.





 BASÍLICA NUESTRA SEÑORA DEL PILAR




No hay comentarios: