Páginas vistas en total

viernes, 17 de abril de 2015

EL VALLE DEL JERTE



Llegué tarde para apreciar la nívea floración… El valle del Jerte, maravilloso paisaje de naturaleza, arbolado, valles suaves cubiertos de verdor, se ha adelantado y me ha privado de verlo vestido de blanco.




Apenas algunos cerezos tardíos, poco madrugadores, remolones, traviesos, sí han querido brindarme el consuelo de un escaso pero glorioso blancor.



En todo caso, blanco, verde, o gris, el valle del Jerte no decepciona, más bien impresiona con paisajes casi bucólicos arremansados a la vera del camino.

El valle Xerit, valle del Jerte o de aguas cristalinas, valle del río angosto, me regala un mirador imponente en el Puerto de Tornavacas. Se aprecia apenas un pueblo lejano, casi fagocitado por el verdor lozano.

Me animo cuando en este camino despoblado de cerezos blancos sobreviene de repente un espécimen inaudito que aún no se ha desvestido de blanco, que aún no acude al encuentro de la hoja verde y simplona.

Esta crónica viajera ha quedado un tanto huérfana, y concluye con una visita al interesante Parque de los Pinos, en Plasencia. Es una parada casi obligatoria para familias con niños, pues el lugar es pintoresco, fotogénico, incluso idílico; un canto al entorno natural donde pasean despreocupados patos, ánsares, pavos reales, montones de ellos, por cierto…






Presuntamente habitan aquí también algunos conejos y cisnes, aunque verlos, yo no los he visto.

VÍCTOR VIRGÓS


WWW.EL-HOTEL-DE-LAS-ALMAS-PERDIDAS.BLOGSPOT.COM

2 comentarios:

Rud dijo...

Estimado Víctor
El valle de Jerte está sencillamente encantador. Me parece que el viaje bien vale los gastos para observar en directo a los pavos reales, los cuales sólo he visto en video. ¡Qué preciosidad!
Muchas gracias por compartir y por ese excelente texto.
Deseo que pases un maravilloso fin de semana, un abrazo lleno de alegría

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola amiga! Gracias por tu visita. Me alegro que te haya gustado esta entrada. Los pavos reales son preciosos, es cierto. En Lokrum, frente a Dubrovnik, Croacia, puedes verlos pasear junto a ti, tan cerca que casi puedes tocarlos. Feliz fin de semana