Páginas vistas en total

viernes, 21 de noviembre de 2014

MUSEO ARQUEOLÓGICO DE MADRID II


MUSEO ARQUEOLÓGICO DE MADRID


CRUCIFIJO DE DOÑA SANCHA Y DON FERNANDO, CONFECCIONADO EN ESTILO ROMÁNICO, MARFIL.



BOTE DE ZAMORA

Mejora si cabe mi recorrido en el área dedicado a Hispania (S.III a.c I d.c)

Me dejan boquiabierto los mosaicos romanos, como el de “Llegada triunfal de Baco”, del siglo II, o también, de la misma época, “Mosaico del genio del año”, y por supuesto, el fascinante “Los trabajos de Hércules”, siglo III.

LOS TRABAJOS DE HÉRCULES

EL GENIO DEL AÑO


De lo más relevante en esta área, así viene designado en el folleto que porto, es la magnífica efigie en mármol de Livia Drusila, esposa del emperador Augusto y madre de Tiberio.
LIVIA DRUSILA, ESPOSA DE AUGUSTO Y MADRE DE TIBERIO

En el recinto dedicado a Al-Andalus, nada es desdeñable, todo es excelso, como la sublime perfección del Bote de Zamora, una talla de marfiles de Madinat al-zahara que le regalara a su súbdita favorita, Subh, el califa Al-Hakam II.

Accedo a la planta 2 para “emboscarme” en el medievo y los reinos cristianos, siglos VIII-XV. Es inevitable estremecerse de placer ante el prodigio de la Silla de manos del siglo XVIII, con esa ornamentación áurea tan prolija y deslumbrante. Descubro maravillas a cada paso que doy en este museo, otrora casino de la reina en tiempos vetustos, en la lejanía, más allá del año 1847. Sería en 1867 cuando la reina Isabel II lo inaugurara para el cometido al que fielmente sirve hogaño.

SILLA DE MANOS

Oriente Próximo antiguo me embruja con sus amplias salas de temática egipcia y griega. Como nota singular culmino este periplo en la Sala de dinero y moneda. Es curioso toparse con billetes de Cataluña emitidos el 25 de Septiembre de 1936. Mucho más peculiar, sin embargo, y macabro, es el “hallazgo” de los billetes rituales del Banco del infierno, del siglo XX, utilizados únicamente en China para uso exclusivo de los difuntos.


MÁSCARA CAURI
SACERDOTE HARSOMTUS-EM-HAT.


 EL DINOS DE LAS BODAS DE TETIS Y PELEO
Salgo al exterior del museo, donde me espera una interesante gruta, fiel remedo de la cueva de Altamira.


 ESTELA DE SOLANA DE CABAÑAS, EDAD DEL BRONCE


VÍCTOR VIRGÓS. WWW.EL-HOTEL-DE-LAS-ALMAS-PERDIDAS.BLOGSPOT.COM


MUSEO ARQUEOLÓGICO DE MADRID

CORONA DE RECESVINTO, TESORO VISIGODO DE GUARRAZAR

Museos en Madrid hay muchos, y entre los más descollantes se halla el que presento hoy. El  Museo Arqueológico de Madrid me recibe tras la metálica verja negra que da acceso a una fachada colosal, vigilada por dos centinelas esfinges sedentes aladas de color azabache, me recibe, decía, con un acopio inconmensurable de acicates de bien dispar laya.


 ÁBACO NEPERIANO, SIGLO XVI, INVENTADO POR JOHN NAPIER, CONFECCIONADO CON PALO SANTO Y MARFIL, SERVÍA PARA REALIZSAR OPERACIONES MATEMÁTICAS.

Comienzo esta aventura de puro descubrimiento descendiendo a la planta -1, donde me espera la exposición temporal dedicada al hundimiento de la fragata española Mercedes cuando regresaba a Cádiz con los tesoros recabados en Perú. El pecio, abatido el 05/10/1804 por la nave inglesa Amphion, a las órdenes del comandante Graham Moore, quedó sepultado bajo las aguas costeras del Algarve portugués con un cargamento valiosísimo expoliado en Mayo de 2007 por la empresa cazatesoros Odyssey Marine Exploration.


 MONEDAS RECUPERADAS DE LA FRAGATA MERCEDES

La exposición recoge copioso material escrito, audiovisual, cuadros, paneles informativos donde se detalla la tragedia del navío que partiera de El Ferrol un 27 de Febrero de 1803 para toparse con un destino aciago e inesperado frente a la beligerante armada naval inglesa.

Subo a la planta 0 en pos de los pasos gastados de la prehistoria, cuyos orígenes me llevan a África hace entre 6-7 millones de años. En la planta 1 se abre ante mis ojos la protohistoria (S.XI al I a.c). Es el santuario de griegos, fenicios, íberos, celtíberos, romanos…


Me quedo enamoriscado de inmediato de la belleza singular e indefinible de “La Dama de Elche”. Pese a su color casi lechoso era originariamente policromada, y vítreos sus ojos. No menos atrayente es también “La dama de Baza”. Hallada en Granada, es una representación de la mujer de la aristocracia.

DAMA DE ELCHE

DAMA DE BAZA

VÍCTOR VIRGÓS. WWW.EL-HOTEL-DE-LAS-ALMAS-PERDIDAS.BLOGSPOT.COM

domingo, 16 de noviembre de 2014

ENTREVISTA A VÍCTOR VIRGÓS REALIZADA POR PAPERBLOG.COM

FOTO: VÍCTOR VIRGÓS EN JACKSON, WYOMING, USA



ENTREVISTA A VÍCTOR VIRGÓS REALIZADA POR PAPERBLOG.COM

-¿Cuál ha sido la razón por la que has decidido crear tus dos blogs?


Sin duda mi hambruna insaciable de escribir, compartir, expresar con palabras el lenguaje de imágenes, emociones y sensaciones que pueblan y desbordan mi mente. Los blogs son una herramienta esencial e idónea para lograr ese fin; llegar a la gente y vivir con ellos un instante de placer dialogando sobre pasiones comunes compartidas.


-En tu blog El reino de Verbania publicas artículos de tus viajes, ¿escoges esos lugares determinados por alguna razón en particular?

El mundo es fascinante, a la vuelta de la esquina y allende los mares, como se solía decir antaño. Mi motivación cuando escojo un destino determinado viene doblegada por mi infatigable curiosidad de aprender, empaparme de cultura, arte, idiosincrasia de un país o una región cualquiera. En todas partes hay pequeños “tesoros” que me encanta descubrir con ojos de “recién nacido”, por así decirlo.



-Nos gustaría que nos hablases de tu segundo blog 'El hotel de las almas perdidas' en el cual publicas extractos de tus novelas, ¿podrías hablarnos de tu última novela?


Bien, estoy trabajando actualmente en dos novelas largas, entendiendo esto como obras que superan las 100 páginas, pues he escrito una cantidad ingente de relatos cortos de todo género. Como decía, trabajo ahora mismo en dos relatos de larga duración: “Sol tenebroso” y “El laberinto del Sol y la Luna”. La primera es una historia de novela negra, o al menos con aroma retrospectivo, pues discurre entre los años 30-40, y tiene lugar en un sanatorio mental. El protagonista de mi relato, Arturo Suchil, recibe carta de su mujer tras 20 años de ausencia. Arturo ha vivido durante décadas pensando que su esposa falleció en un accidente de tráfico.
En cuanto a la segunda, también en clave de misterio, mi protagonista, Cassandra Kowalska, recibe una herencia multimillonaria de su abuelo, quien ha fallecido dejando tras de sí un océano de enigmas, misterios insondables y a una banda de peligrosos sicarios que buscan con desespero algo que éste y su hijo le robaron a su acérrimo enemigo, Amando Salcedo, muchos años atrás. Es una novela con tintes de aventura, intriga e ir descubriendo piezas de un rompecabezas para que todo encaje donde, aparentemente, nada tiene el menor sentido.



-¿En qué te inspiras antes de escribir un libro?

Generalmente el universo de personajes y tramas y su procedencia es extremadamente vasto como para abarcarlo en una simple línea: sueños, el título de una canción, una fotografía, algo que captó mi atención en un anuncio de televisión y muy frecuentemente, completos desconocidos con quienes me topo, durante una fracción de segundo, en cualquier calle, en cualquier parte del mundo. Por ejemplo, en el caso de Cassandra Kowalska, surgió toda una historia a raíz de un cliente habitual, una mujer, a quien solía ver constantemente en una céntrica cafetería de Madrid. Su singular aspecto fue suficiente para poner en marcha la maquinaría de ideas que bulle sin remedio en mi cabeza.



 -Por último, ¿cuál es tu opinión acerca de la plataforma bloguera Paperblog?    

Bien, como he comentado en otras ocasiones, me encanta participar en Paperblog
por diversos motivos. La presentación de Paperblog es fresca, versátil, juvenil y
actual, ecléctica en cuanto a la diversidad de temas, tratados con profesionalidad
y rigor, la posibilidad de participar directamente aportando temas propios o
comentando acerca de lo que otros blogueros tienen que decir.



Muchas gracias y un saludo a todo el equipo de Paperblog,


         VÍCTOR VIRGÓS.







viernes, 14 de noviembre de 2014

MIRANDA DEL CASTAÑAR



 
Concluyo mis crónicas viajeras, por el momento, poniendo el punto y final en la bonita y muy recomendable población de Miranda del Castañar, declarada Bien de Interés Cultural. Siguiendo cánones medievales, posee Miranda un precioso castillo, (Monumento Nacional S.XIV-XV) ubicado en la plaza Los Toros.




Es característica del lugar el suelo empedrado, la madera y la forja, así como la influencia morisca y judía o los burladeros taurinos bajo el castillo.

Cada 9 de Septiembre se torea en el coso bajo la atenta mirada de la fortaleza medieval. En este precioso lugar resuena todavía vigoroso el nombre egregio de los Zúñiga, cuyo blasón puede observarse en el torreón principal. Me pierdo por pétreas escarpaduras y desemboco en la Casa Consistorial, en la calle Alhóndiga, con el orgulloso escudo de la villa: uno roble y unas cadenas que nos hablan otra vez de esa familia potentada y excelsa antes mencionada.

Es una delicia callejear por travesías como la de la calle El Pino y aledañas. En la de El Pozo están los orígenes prístinos de Miranda del Castañar.

Como digo, es idílico deambular sin prisas por esta zona de la villa, curiosear en las tiendas típicas y fisgar entre las rendijas de aberturas que dan a calles “intransitables”.









Es preciosa también la Plaza de la iglesia, así como los alrededores de la muralla panorámicos, a los que se accede a través del arco ojival en la puerta sur. Miranda del Castañar gozó de muy buena salud económica y social, sin bien ese páramo de grandeza decaería dramáticamente a partir del siglo XVI. Camino ahora por fidedignos remedos de la Alberca: casas de estilo colonial o estrecheces como la de las calles Abajo o Escuela.


jueves, 13 de noviembre de 2014

MOGARRAZ




Dejo atrás la renombrada Alberca para dirigir mis pasos hacia Mogarraz. Es precioso, como ya vengo contando, este paisaje “norteño” en la Sierra de Francia, que da cobijo a esta localidad tan romántica, pródiga en maravillosos edificios del siglo XVIII.

No la conocía, debo admitir, y tiene ello algo de sacrílego y reprobable, pues semejante preciosidad no debiera escapar a la mirada curiosa de ningún viajero.

El estilo estético es análogo al que encontrara en La Alberca, la misma pátina medieval, las mismas casas coloniales con balcones de madera y calles angostas de piedra vieja.

NOCHE DE LA MOZA DE LAS ÁNIMAS.


Es una delicia perderse por el torbellino laberíntico de Mogarraz; emerger ante enigmáticas casas en cuyas fachadas  aparecen retratos de personas de mirada congelada. Estos rostros pintados muestran a las gentes que vivieron en estas moradas solariegas allá por los años 40, cuando el alcalde de entonces encomendara a un pintor local el trabajo de inmortalizarlos en base a unas fotos que debían aportar todos los vecinos mayores de edad para expedirles el documento nacional de identidad.


PEÑA DE FRANCIA




Es inexcusable no visitar el famoso santuario si nuestros pasos caprichosos andan ya entretenidos recorriendo la Sierra de Francia y sus poblaciones aledañas. Declarado Conjunto Histórico Artístico, bien merece la pena soportar las calamidades a las que la tortuosa carretera, estrecha y curvilínea, nos someterá.

Arribo a la cima acompañado de nubes bajas que parecen decididas a tragarse el asfalto con insalubre voracidad. Paulatinamente la raigambre nubosa se va disipando y me permite columbrar un paisaje alucinante. Los edificios que me observan son de talante templario; parecen eternos, imperecederos. Penetro finalmente en el albo interior de la iglesia, con arcos góticos y preciosa escalinata y portada neoclásica del siglo XVII.


Subiendo por una pequeña escalera del santuario se puede acceder a un nivel superior, donde se halla la preciosa Virgen. Todo el mundo posa junto a ella para que el fotógrafo de turno tome la instantánea desde abajo. La Virgen que aquí reside es del siglo XIX, ya que la original (S.XII), quedó casi destruida y se llevó a Salamanca.


El altar, con forma arqueada, está revestido de azulejos. Este interesante santuario alberga hogaño a un único residente: el padre dominico Ángel.


Son bonitas e interesantes, para quien sepa apreciar la belleza austera del románico, las imágenes de Cristo. Acaso algunos visitantes se sientan más tentados con el acicate de los restos fosilizados de trilobites en el exterior del santuario.

Es muy coqueta la Capilla de la Blanca (S.XVI), construida en el lugar exacto donde apareció la Virgen. Es muy interesante también la pétrea talla de la Virgen de la Peña. Por último, parada de rigor en el bonito aljibe del Pozo verde. Asomándose a sus aguas remansadas uno asimila enseguida el porqué de un nombre tan colorista.


miércoles, 12 de noviembre de 2014

LA ALBERCA




Mis crónicas viajeras quedan hoy en terreno conocido, en territorio nacional. La Alberca, aquella “Bereka” o “Tierra de aguas” de antaño me recibe esplendorosa con su magnífico Conjunto Histórico Artístico de influencia árabe y judía.



Son una maravilla estético-visual los edificios de estilo colonial del siglo XVIII, con esas fachadas de piedra y madera, y las angostas callejuelas de diseño medieval, y esas balconadas y terrazas plagadas de colorido floral...

La Plaza Mayor, la calle Lapuente o la del Tablao me seducen a primera vista con su rebullicio feliz y jacarandoso.


Se trata pues de una localidad hermoseada y turística, a la par que fotogénicos son esas terrazas y balcones de madera revestidos de flores con tanta elegancia y primor. También hay casas señoriales de alto abolengo, como la que perteneciera al duque de Béjar, actual teatro.

La vida fluye y discurre animada bajo los soportales de la Plaza Mayor en los innumerables locales donde se puede comer o tomar algo ligero. Es soberbia y sobria la iglesia de Santa María de la Asunción, así como tétrico es el calavernario, o sea, la hornacina exterior con dos calaveras, dedicado semejante altar a las almas benditas. El interior puede resultar un poco lóbrego, pero son alucinantes los altares de áureo barroquismo y el púlpito majestuoso que se erige como la mesana de un bajel.



Callejeando por esta bella localidad salmantina me encuentro bajo un soportal, plácidamente dormido, al cerdo más insigne del lugar. Es emblema vernáculo cultural y social, apegado a la tradición añeja en la cual se le sacrificaba para ser repartido después entre los menesterosos a modo de suculento manjar. 

El ínclito marrano, vocablo judío para designar a los judíos conversos, es cebado y mimado por los habitantes de La Alberca hasta el día de San Antón, fecha en la cual se le convierte en menú popular o plato estrella del día. Pero para tradiciones singulares, y en este caso tétricas, la que nos trae la moza de las ánimas, un siniestro personaje enlutado que existe ya desde el siglo XVIII.


La moza de las ánimas recorre las calles por las noches rezando un salmo por los difuntos y tocando una campanita…

NOCHE DE LAS ÁNIMAS 

martes, 11 de noviembre de 2014

LAGO OHRID


Se acaban mis crónicas macedonias; no sin antes detenerme a pasear junto a la orilla del fascinante lago Ohrid (600 metros sobre el nivel del mar).


Sus 358 km2 discurren entre Macedonia y la vecina Albania. Es un lago como de postal, como de inspiración de pintor paisajista, con sus pequeñas barcas de madera, sus ocasionales pescadores y algunos juncos que liban la orilla en silencio. Es idílico, además, con sus jardines y cañizares, gente tranquila que camina deleitosa y exenta de prisas. Los alrededores están bendecidos de verdoso esplendor montañoso. Todo ello le otorga a esta región un encanto innegable. No tiene desperdicio la turística villa antigua de Ohrid; por ello es indispensable recorrerla tranquilamente, mientras dejamos atrás el lago, el segundo más grande del país.

Hay que permanecer congelado a la ventanilla, pese a las curvas de la carretera, para disfrutar del paisaje circundante, análogo al de muchas poblaciones norteñas de España. Merece la pena la zigzagueante travesía para arribar al monasterio de Cbeth havn (Sveti Naum, 1923). Es una de las joyas del país. Aparcamos en un terruño maltrecho que alguien ha decidido designar como parking de pago. Las panorámicas del lago aquí son espectaculares, idílicas, casi como de cuento de hadas. Como en toda zona turística abundan los locales para comer y las tiendas de regalos.



Es fácil ver, paseando su estilizado y colorista palmito, a numerosos pavos reales por los jardines que circuyen el lago. Como de cuento clásico es también el estanque Drinero, tan fotogénico, con esos puentes románticos y esas barcas silentes que lo navegan. A cada paso veo una foto memorable dentro del Parque Nacional Galicica, que como comento, es de ensueño.


La visita al monasterio, donde se halla el sepulcro del santo Naum, quien junto a San Clemente modernizara el alfabeto macedonio, no nos llevará un tiempo excesivo ni inmerecido. Es bastante impresionante la entrada de la salita donde reposan los restos del santo, con esos frescos maravillosos y policromados, pinturas e iconos del 1711.






Después, devorándole las entrañas medievales a Ohrid, nos encontramos con la bonita iglesia de Santa Sofía (S.XI), si bien, está bastante estropeado el interior, los iconos y coloridas pinturas. Fue construida en periodo bizantino entre 1036-1056 por el arzobispo León.

Si seguimos avanzando y osamos desafiar una imponente escarpadura, nos toparemos de frente con un anfiteatro que diera cabida a unos 15.000 espectadores. Sólo el 20% hasta el día de hoy ha sido descubierto.




viernes, 7 de noviembre de 2014

SKOPJE III



Llego a una de las joyas por excelencia de este viaje: la iglesia ortodoxa de Sveti Spas (1867), construida en tiempos de los otomanos. Son casi indescriptibles los iconostasios que me esperan en el abrumador interior. Están hechos a mano, utilizando madera de nogal con incrustaciones de oro y plata. Las representaciones bíblicas están pintadas con colores naturales exentos de “aditivos” químicos.


Continúa mi periplo en los antiguos baños turcos y actual Museo de Artes Nacional.





El edificio en sí es muy bonito y la muestra pictórica me resulta de lo más interesante. Buen ejemplo de ello es “La última cena” (1990-91) de Aleksandar Stankovski


 o “Summer event” (1992) de Rubens Korubin. En una línea mucho más estrambótica “An evidence for the existence, (1975), obra de Vasko Taskovski. 


El guiño picasiano lo pone Nikola Martinovski con “Two girls”, (1932). 


Muy cerca del hotel Ambassador, donde me alojo, hay una fascinante iglesia ortodoxa con maravillosos iconos. Aunque moderna, merece la pena visitarla.