Páginas vistas en total

miércoles, 30 de abril de 2014

RUTA POR EL PAÍS VASCO: BILBAO II


Prosigo descubriendo los blasones y elementos que caracterizan la faz de Bilbao y arribo, siguiendo la ría del Nervión, hasta el esperpéntico armatoste del caparazón argénteo del museo de Guggenheim, obra del excéntrico Frank Gehry. En esa línea de rareza inclasificable, aunque en este caso mucho más fotogénica, me da la bienvenida un anfitrión muy especial: el enorme cánido de flores de Jeff Koons, bautizado con el nombre de Puppy.


PUPPY CUSTODIANDO EL MUSEO GUGGENHEIM

Antes de abandonar este lugar me detengo a admirar el bonito Puente blanco o de la vela al viento, que “pende” sobre la ría; ingenio del prolífico Calatrava.

PUENTE BLANCO O DE LA VELA

Estoy a punto de converger mis pasos hacia otro lugar cuando una mujer, joven y muy agradable, me entrega una pequeña octavilla comercial acerca de un interesante local abierto desde Diciembre.

Se trata de la cafetería “Charlotte” (C/Heros nº24). Precioso local, romántico, con intencionado aderezo “retro-rústico-vintage” y encantador saloncito de lectura al fondo de estilo inglés.

Se pueden consumir pinchos, tapas variadas, diversidad de crepes y un café excelente.


CAFETERÍA CHARLOTTE

C/HEROS 24, BILBAO.



viernes, 25 de abril de 2014

RUTA POR EL PAÍS VASCO I


 Celebrando una Semana Santa sin parangón, con procesiones bendecidas por el Sol y cerúleos cielos despejados, me he unido a este señalado festejo y he dejado mi huella viajera en las norteñas tierras del País Vasco.

Comienza mi travesía en Bilbao. Reconocida como villa en el año 1300, esta localidad de egregios orígenes portuarios y lengua euskera (de más que probable cuna indoeuropea), consta de 1.000.000 de habitantes. Las calles que recorro parecen, para mi sorpresa, desérticos páramos, como secuela de un inexplicable éxodo humanitario.

Incluso los coches parecen circular a velocidad de moviola. Todo está limpio y ordenado, diseñado de tal manera que se funde en nuestra retina la sensación de la pulcritud de líneas y armonía.


Los elegantes letreros de fondo azul que anuncian los nombres de las calles convergen obedientes a esa directriz de precisión y gusto selecto. Son grandes y “pomposos”, facilitan la movilidad por la ciudad. De camino a la orgullosa Gran Vía D.Diego López de Haro (fundador de la ciudad), va calando en mí la belleza inveterada de los edificios monumentales que me salen al paso, como la descollante y singular sede del gobierno central; una exquisitez arquitectónica de estilo flamenco perteneciente a la poderosa familia Chavarri.


En ocasiones me topo con extrañas entradas subterráneas con forma de futurista cuello de gusano transparente. Son los “Fosteritos”, o sea, los peculiares accesos al metro bilbaíno, diseñados por Norman Foster. Son envaradas las fachadas de los edificios soberbios que se erigen en esta arteria principal de Bilbao, la Gran Vía de Diego López de Haro. Su efigie corona un altísimo pináculo a breve distancia de la llamativa estación de trenes.

Mi cámara se queda como enamoriscada de inmediato cuando desemboco ante las anchuras generosas de la ría del Nervión o de Bilbao; un inabarcable cauce surcado de puentes plagados de fotogenia. Pero ya que hablamos de fotogenia, si la luz acompaña, es un enclave idóneo para retratar la faz de la ciudad el mirador de Archanda.

MIRADOR DE ARCHANDA


 RÍA DE  BILBAO

La basílica de la Virgen de Begoña (SXVI), patrona de Bilbao, ofrece también desde su privilegiada loma excelentes panorámicas. Quienes casen sin reniegos con la salubre actividad del ejercicio físico urbano, pueden llegar hasta esta bella muestra del gótico tardío ascendiendo por las escaleras que arrancan en las calzadas de Mallona (Plaza Miguel Unamuno).
Hay espacios abiertos y locales para degustar raciones y pinchos en la Plaza Nueva y sus coetáneas aledañas. Es imprescindible detener el paso en la zona de las prístinas Siete Calles, de época medieval, donde surge el casco viejo. Los techos, decorados con maravilloso cromatismo, muestran como en una galería de arte al aire libre, pinturas relacionadas con oficios de pura idiosincrasia bilbaína: minería, sector industrial y naval, cultura, folclore vernáculo, mercadería portuaria, etc.

TECHO EN LAS SIETE CALLES



Concluyo esta primera etapa ante la magnífica catedral de Santiago (S.XIV). Me sorprende gratamente, pese a la indefinible asimetría de su estructura chata y casi enana dentro del espectro catedralicio.

El interior es soberbio. Las sombras parecen no tener cabida en un entorno de  claror predominante. Posee la catedral, erigida en honor al santo Santiago Matamoros, una fachada gótica impactante que compensa la escasez dimensional…

-PRIMERA PARTE-