Páginas vistas en total

jueves, 13 de noviembre de 2014

MOGARRAZ




Dejo atrás la renombrada Alberca para dirigir mis pasos hacia Mogarraz. Es precioso, como ya vengo contando, este paisaje “norteño” en la Sierra de Francia, que da cobijo a esta localidad tan romántica, pródiga en maravillosos edificios del siglo XVIII.

No la conocía, debo admitir, y tiene ello algo de sacrílego y reprobable, pues semejante preciosidad no debiera escapar a la mirada curiosa de ningún viajero.

El estilo estético es análogo al que encontrara en La Alberca, la misma pátina medieval, las mismas casas coloniales con balcones de madera y calles angostas de piedra vieja.

NOCHE DE LA MOZA DE LAS ÁNIMAS.


Es una delicia perderse por el torbellino laberíntico de Mogarraz; emerger ante enigmáticas casas en cuyas fachadas  aparecen retratos de personas de mirada congelada. Estos rostros pintados muestran a las gentes que vivieron en estas moradas solariegas allá por los años 40, cuando el alcalde de entonces encomendara a un pintor local el trabajo de inmortalizarlos en base a unas fotos que debían aportar todos los vecinos mayores de edad para expedirles el documento nacional de identidad.


No hay comentarios: