Páginas vistas en total

viernes, 17 de enero de 2014

YANGSHUO Y LOS CAMPOS DE ARROZALES




Acabo de descender del barco que conecta Guilin con la población de Yangshuo. Enseguida me acomete la sensación de que se trata de una localidad muy turística y comercial, donde quedan “vomitados” todos los pasajeros de los cruceros por el río Li.



Si uno permanece junto a la ribera, cerca de los puestos callejeros de mercaderes, será pronto objeto de la algarabía de sus demandas para que nos acerquemos y revisemos su género.

Se puede encontrar toda suerte de souvenirs chinos: telas magníficas, artesanía, cerámica, etc…

Dos calles principales son las arterias de esta urbe: Pantao Lu y Xie Jie o “calle de los extranjeros”. Aquí están los hoteles, tiendas y locales de fisonomía europea.



En este punto me inclino a ofrecer mis recomendaciones personales para no pasar de largo por el emblemático, singular y sin duda carismático Ryleys Café. Encantador local, interior a media luz, como en una película de gangsters… con aire retrospectivo, plagado de fotografías y una decoración muy característica que le otorgan un espíritu bohemio, cultural y distinguido.


No es económico, pero tampoco como para arruinarse o tener que pedir préstamos bancarios. Merece la pena. Y cambiando de tercio, otra manera de aprovechar bien el día es visitando alguno de los típicos arrozales de China; así como las clásicas moradas precarias de los labriegos.




Los paisajes son magníficos, como óleos dibujados ante nuestra mirada atónita. La experiencia, muy reseñable. A fin de cuentas, un modo de conocer la china profunda y más veraz. No muy lejos de aquí, es imprescindible acercarse hasta el fotogénico río del dragón, con su maravilloso paisaje, donde se rodaron escenas de la película “El velo pintado”.


4 comentarios:

Rud dijo...

Hola, Víctor
Me he deleitado siguiendo tu recorrido por China. No puedo creer que tengan osos pandas en cautiverio pues creía que eran oriundos de allí; es como si yo quisiera tener colibríes en una jaula :)
Las fotografías que has tomado están muy bien logradas, pero no me apetece ir allí; me alegra mucho que tú lo hayas logrado y espero que sigas disfrutando de la vida.
Un fuerte abrazo de año nuevo

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola Rud! Gracias por tus frecuentes visitas. Bueno, los osos pandas los crían en estos centros porque su población estaba disminuyendo terriblemente. Me alegro que te gusten las fotos y hayas disfrutado con estas crónicas. Feliz año también para ti, un abrazo!!!!!!!

Eva Letzy dijo...

A mí me encantó Yangshuo, me quedé tres días, y tuve la suerte de conocer a un chino que sabía unas rutas increíbles en bici, por el campo. Así que estuve los tres días en el interior montando en bici, unos paisajes que jamás olvidaré...
Muy buen post.
Un abrazo

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola Eva! ¡Qué buen plan el tuyo! es un lugar muy idílico, la verdad, y relajante. Gracias por dejar tu aportación. Un saludo