Páginas vistas en total

domingo, 26 de agosto de 2012

Georgia: catedral patriarcal de Svetitshoveli



CATEDRAL DE SVETITSHOVELI.

Destilando esencias georgianas, distiendo los hilos de una crónica viajera que nos llevará hasta la catedral patriarcal de Svetitshoveli o de los 12 apóstoles.

Estoy en la imprescindible localidad de Mtskheta ante una maravillosa edificación del siglo XI, la mayor construcción medieval de todo el país.
Se repite como un verso heredado la rutina del campanario concomitante o acompañante de posterior construcción, siglo XIII.
También la cantinela de las demoliciones y constantes nuevas edificaciones hasta la actual.

Digno de laudable panegírico es el magnífico recinto amurallado, no en vano, es el más importante monumento de la cultura, arte y arquitectura de toda Georgia.

Con semejante carta de presentación queda patente que la catedral de Svetitshoveli es uno de los más notables puntos álgidos del país.
Debemos su construcción al catholicos Melkisedec I y Jorge I.



En su interior nojs sobreviene en gemela concomitancia el asombro y la velada desilusión, pues se topan mis ojos oscuros con pinturas preciosas pero algo desvaídas, con sus colores prístinos huidizos como forajidos, colores gastados de tanto colorear el momento y la impresión.

Paseo entre lápidas, sarcófagos, tumbas, lechos póstumos de piedra... son las tumbas de los santos y monjas que ayudaron en su reconstrucción.
Es sencíllamente alucinante la réplica de la capilla del Santo Sepúlcro de Jerusalen, que encontramos en el interior.

También la de la tumba del archifamoso monarca fundador Vakhtang Gorgasali.
En este templo de oración tan insigne yacen bajo el subsuelo los catholicos Melkisedec I, Erekle II o Jorge XII.



Los sepulcros que voy encontrando en esta zona del interior son una maravilla y datan de los tiempos de regencia del monarca Mirian (SIV).
La catedral de Svetitshoveli fue demolida en múltiples ocasiones por las huestes mongolas de Timur Lenghi en el siglo XIV.

Su construcción, la primera, se produce en el año 337, tras declarar la cristiandad el rey Mirian.

RÉPLICA DE LA CAPILLA DEL SANTO SEPÚLCRO DE JERUSALÉN

martes, 21 de agosto de 2012

Georgia: Catedral Sioní Tbilisi o del monte Sión de Jerusalem


CATEDRAL SIONI TBILISI O DEL MONTE SION DE JERUSALEM

Va quedando ya menos para despedirnos de este país hermanado geográficamente con la inolvidable Armenia del trovador Sayat Nova, el clérigo Komitas y el arquitecto Tamanyan, artífice de la capital, Yerevan, o el inefable Mashtots, creador del alfabeto armenio.

Georgia me depara aún fantásticas sorpresas, como la que me espera al traspasar el "infranqueable" umbral de la preciosa Catedral Tbilisi Sioni o del monte de Sion en Jerusalem.

Y digo bien, "infranqueable", pues todo son pegas, peros, inconvenientes y molestias hacia mi modesta persona cuando trato de visitar el maravilloso recinto sagrado.

Es en la segunda incursión cuando salgo exitoso de esta tentativa de visita turística. Exitoso, según se mire, pues una vez dentro, una joven novicia me indica cual es el camino hacia el exterior.

Mi idea general, por tanto, queda cincelada sin excusas: la catedral Tbilisi Sioní es preciosa, pero es como esas estrellas inalcanzables del firmamento, que se pueden reverenciar de lejos, pero conquistarlas es algo totalmente quimérico e impensable.

En la primera ocasión, mis pantalones cortos, comodísimos para el verano, son el detonante de mi expulsión. En la siguiente, hago alguna foto, cuchicheo, anoto y lo miro todo embobado, con ojos de niño recién "parido" en esto de descubrir el mundo.


Una novicia me pregunta si soy cristiano ortodoxo. Le espeto que soy un turista, haciendo fotos, un reportaje, visitando el santo templo. Ella, muy educada, me dice que debería marcharme.

Total, que para mi desilusión, me quedo con la idea de que disfrutar tranquílamente de la belleza ornamental de este "regalo de los hombres a Dios" será tarea trafagosa...

La catedral Tbilisi Sioni o del Monte Sion en Jerusalem, del hebreo "Sion", "montaña sagrada", tuvo durante su larga vida numerosos avatares y tuvo que ser reconstruida en el año 1112 por el rey David el Constructor.
Este maravilloso templo de oración es sin duda uno de los más bellos del país. Me encanta la luminosidad tranquilizante de su piedra clara.
Debemos esta fabulosa estructura de los siglos VI-VII al ya archifamoso monarca Vakhtang Gorgasali.

Este suelo sacro que hollan las suelas de mis zapatos trotamundistas es hogar eterno de nobles, monarcas, reputadas personalidades como David V de Georgia o Melkisedec III, considerado señor de la paz y la justicia en los tiempos del patriarca Abraham.

jueves, 16 de agosto de 2012

Georgia: iglesia de Metekhi y Fortaleza Narikala


PANORÁMICA DE GEORGIA DESDE LA IGLESIA METEKHI.

Mis pasos por Georgia, uno de los países más antiguos del mundo, cuna de los reinos de los Colchis y los Kartlis en el siglo I.A.D, me llevan en esta ocasión hasta la iglesia de Metekhi, que se asoma al balcón fluvial del formidable río Mtkvari.

Erigida en tiempos del monarca Vakhtang Gorgasali, éste "área alrededor del palacio", que es la denominación propia del término "Metekhi, fue "visitada" por los mongoles en el siglo XIII, año 1235.

Las consecuencias sería desastrosas, pues la iglesia quedó derruida. Muchos siglos después, en el año 1819, correría idéntica suerte la ciudadela.

En esta iglesia está enterrada la reina mártir, de origen armenio, Shushanik, hija del rey Mamikonian. Fue torturada por su propio esposo, Varsgen Pitiakhshi, por su denodada defensa del cristianismo.
El abyecto Varsgen sería después ajusticiado por el monarca Gorgasali en el año 482.

Desde este lugar me dirijo ahora a la fortaleza Narikala.

VÍCTOR VIRGÓS EN LA FORTALEZA NARIKALA.

Construida por los persas en el siglo IV, sería demolida y reconstruida después en el siglo XVIII.

Uno se apercibe en este país del tormento atroz de las guerras encarnizadas, que segan miles de vidas y destruyen patrimonios únicos de la humanidad...

Narikala o "Torre pequeña", "Torre fortaleza", es un término heredado de los mongoles, acuñado en época del comandante Temur Lengi y denominada Shuritsikhe o "Fortaleza ingrata" por los georgianos.
Se erige majestuosa sobre el río Kura, sobre las tierras primigenias expandidas por los omeyas en en sigloVII y por el Rey David IV entre los siglos XI-XII

IGLESIA DE METEKHI.

sábado, 11 de agosto de 2012

Georgia: Jardín botánico, Kartlis Deda y Catedral de Sameba

CASCADA DENTRO DEL JARDÍN BOTÁNICO.

Domenika, la guía turística que me acompaña, me anuncia que visitaremos hoy un enorme jardín botánico.

Mi mente ya previsualiza con aromas florales un edén de azaleas, romero, jazmines, petunias, naranjos, olmos centenarios, rosaledas, plantas tropicales y árboles oriundos de todos los puntos del globo terráqueo.
Para mi sorpresa, me encuentro en una especie de sotobosque forestal con pretensiones de jardín botánico.

Hay que hacer un esfuerzo ímprobo para catalogarlo como tal. Es prácticamente imposible encontrar un mísero cartel informativo que nos diga qué estamos viendo.

Este lugar, que alberga más de 3000 plantas protegidas por la Unesco, fue en su día un bosque, y es actualmente el de mayor extensión de toda la zona caucasiana.

Dado que caminamos como ciegos por el bosque, que esto no es un jardín botánico, insisto, sin tener la más mínima noción de lo que estamos viendo, no hay información de ningún tipo, está todo el bosque en plena "reconstrucción", me dejo llevar por el encanto de la naturaleza, paseando por entre el verdor circundante.

Lo que sí hay aquí, como en todos los bosques, que no en los jardines botánicos, son senderos y una enorme cascada salvaje. Desde aquí, reparo en la colosal estatua plateada de Kartlis Deda o "Madre Georgia".

ESTATUA DE KARTLIS DEDA ("MADRE GEORGIA").

Erigida en el año 1958 para conmemorar el 1500 aniversario de la fundación de Tblilisi, es una obra maravillosa divisible desde la lontananza como un faro protector.

Me encanta el simbolismo de su disposición corporal, sosteniendo la espada que dará muerte a quien viene a batallar y portando en la otra mano una copa, en ofrenda a quienes llegan en son de paz. Se trata de una obra de arte magistral del arquitecto Elguja Amashukeli.

Viene enfundada esta soberana con el traje típico georgiano, que parece relumbrar desde la cima de lacolina Sololaki.
Y de colina en colina, sobre la colina de Elia, perdón por tanta redundancia cacofónica, en el distrito de Avlabari, llego a la fascinante Holy Trinity Cathedral Tbilisi, o popularmente llamada como Catedral Sameba, que significa "trinidad".

EN LA IMAGEN LA CATEDRAL SAMEBA.

Construida entre los años 1995-2004 para conmemorar el nacimiento de Jesús, es la tercera catedral ortodoxa más grande del mundo.
La bellísima edificación tiene una altura de 84 metros y es obra del arquitecto Archil Mindiashvili.

Es una sensación casi sedante y mollar la que macera mi ánimo cuando deambulo por este área diáfano y espacioso. Encuentro fácilmente uvas en los frisos decorativos, es una simbología típica de la arquitectura georgiana.

La catedral alberga en su interior fantásticos frescos que reclaman mi atención. No desmerece el precioso entorno, donde se halla la residencia del patriarca de este sacro lugar. Me conturba y apena pensar en las palabras que recita Domenika:

"En época de stalinismo y leninismo quisieron demoler las iglesias, pues tanto Lenin como Stalin repudiaban sin ambages la religión y, como acérrimos iconoclastas, así erradicar toda manifestación de culto religioso".

lunes, 6 de agosto de 2012

Georgia: Vakhtang Gorgasali, fundador de Tbilisi

ESTATUA ECUESTRE DEL REY DE LOS KARTLIS VAKHTANG GORGASALI, FUNDADOR DE TBILISI.

Con gran lástima y un zurrón cargado de ilusiones, me adentro en la rayana Georgia, acaso imaginando ya las maravillas que me esperan camufladas en los contornos vapuleados del país que linda con la añorada Armenia.

No llegará el segundo día, que en el primero, en ese prístino contacto con la Tbilisi que fundara el monarcaVakhtang Gorgasali en el siglo V, una comisión de "personajes" para mí totalmente ignotos, a la par que ineptos, irresponsables y de lo más nefando que he tenido el infortunio de conocer durante mis más de 10 años viajando por todo el mundo, tornarán este viaje en una especie de sainete o vodevil sin la menor gracia.

Superado mi primer espasmo de incredulidad, se sucederán durante días dislates concatenados que parecen más propios de Pepe Gotera y Otilio o Rompetechos que de una agencia de viajes seria cuya pretensión sea promocionar su país.

Me veo en la obligación de subrayar en mayúsculas, para prevenir a futuros viajeros, el nombre de este operador turístico tan ineficaz, bochornoso y deplorable.

Http://www.capitaltravel.ge/ (ENLACE DE LA AGENCIA DE VIAJES QUE UNO DEBE ELUDIR A TODA COSTA SI PRETENDE DISFRUTAR DE LA CIUDAD Y, POR EXTENSIÓN, DE TODO EL PAÍS).

LTD CAPITAL GEORGIA TRAVEL WWW.CAPITALTRAVEL.GE

Comienzo a disfrutar finalmente de Georgia una vez que prescindo de este organismo turístico que, a fin de cuentas, ni es organismo, ni es turístico, ni es nada en absoluto para mí, salvo un cero a la izquierda, un lastre que es mejor arrumbar en el muladar antes de que su pestilencia insolente me abotargue por completo.

Advertencia hecha, prosigo.

Tbilisi, pese al primer instante de soponcio emocional, se me muestra como una ciudad devastada por la recentísima guerra de Georgia con los rusos hasta el año 2008.

Uno rápidamente advierte el estado ruinoso y decrépito de todo el país. Sigue convaleciente y turulato, remontando el vuelo como un anciano quejumbroso e invidente, patizambo y obcecado en la miseria.

Sin embargo, en honor a la verdad, Georgia es un país hermoso, lleno de acicates hermosísimos y sumamente interesantes que compensan con creces la estulticia insoportable exhalada por los pazguatos de Capital Travel.

Tbilisi, ciudad donde moran unos 3.000.000 de habitantes 
aproximadamente, hace guiños a Europa y emula su exultante hermosura museística, arquitectónica y cultural. Es una ciudad "europeizada" que quiere dejar atrás el recuerdo aciago de la abrasiva caricia de la muerte, la devastación y la masacre.

Mi mirada se posa una y otra vez en maravillosas edificaciones que bien pudieran portar en sus venas de hormigón "Adn" latino, romano, francés o incluso anglosajón.

Es un paisaje ecléctico el que contemplan mis ojos, que tan pronto se acostumbran a las grandes avenidas como a los templos sagrados de reminiscencias otomanas.

En este punto, paso a referir la bonita historia de la fundación de la capital: Tbilisi (Caliente, cálido, termal).

Se hallaba el rey Vakhtang Gorgasali, (Rey de los Kartlis en la segunda mitad del siglo V-VI), cazando con su halcón, (Siglo V) cuando se topó por pura casualidad con una zona de la cual emanaban vapores termales y aguas sulfúricas.

A este lugar dió en llamarlo precisamente Tbilisi (Caliente, cálido, vapor, termal...).

Es realmente interesante visitar el barrio más antiguo de la ciudad, Abanotubani o barrio-distrito de los baños sulfúricos, donde comienza la leyenda.

Se trata de una zona muy depauperizada donde habitan gran cantidad de armenios.


ABANOTUBANI, ZONA MÁS ANTIGUA DE TBILISI.
Desde aquí, pongo ya rumbo a la empinadísima colina de Mtatsminda, donde me esperan los maravillosos frescos de la iglesia de St.David o Mamadaviti. (S.VI).

Reconstruida en multitud de ocasiones, esta tierra fue invadida con recurrente virulencia por huestes mongolas, son alucinantes los vívidos frescos de la iglesia ortodoxa fundada por el monje David.

Paseando bajo sus abovedados muros policromados, me topo con preciosas imágenes de la reina Tamara (S.XII). Después, bien merece la pena la fantástica panorámica de la ciudad desde esta colina escarpadísima y pulular por el pequeño panteón, abierto en 1929, donde descansan eternamente celebérrimas figuras georgianas del panorama cultural, el teatro, la historia, política, filosofía y tantas otras disciplinas.

Las lápidas, cruces, bustos, efigies marmóreas son de una belleza asombrosa.