Páginas vistas en total

lunes, 17 de diciembre de 2012

EL RASTRO DE MADRID III


CALLE CARLOS ARNICHES, EL RASTRO DE MADRID

Ascendiendo por Carlos Arniches encontramos a nuestro paso más ropa, puestos llenos de vestimentas usadas y relacionadas íntimamente con camisas, pantalones, chaquetas, todo revuelto, formando una compota “vestuaria” sobre mesas enormes.

También es éste un buen lugar para salir en pos de las típicas tiendas de antigüedades, muebles, legados perdidos de familias ancestrales, que han dejado en el Rastro la huella huérfana de otros tiempos, ya arcanos.
Es el momento de virar hacia cualquiera de las calles aledañas y sumergirse en ese intervalo de la historia de ayer: usos diferentes, costumbres, otras tendencias, cultura, estilos, moda…
Mejunjes gregarios de “trapos” vestidos de “chollos y gangas”, a precios irrisorios, en muchas ocasiones, casi en perfecto estado o, de hecho, en muchas ocasiones, en perfecto estado. Este es un mercadillo de oportunidades, de buscar tesoros ocultos…

La cosa se torna entre caótica y apelmazada en la multitudinaria Plaza del General Vara de Rey. Ropa, complementos, zapatos, por doquier, como un maná que en vez de repartir alimentos repartiera ropajes, atavíos y menaje del hogar.


CAFETERÍA RONDA. A LA ALTURA DEL Nº18 DE LA RONDA DE TOLEDO.

Desayunos fantásticos, buen servicio. Mucha clientela. Atienden rápido y con amabilidad.

CAFETERÍA EL DIAMANTE. CERCA DEL Nº59 DE LA CALLE TOLEDO.

Los desayunos son fantásticos aquí también. Buenas raciones de churros y porras. Siempre lleno de gente.

CARAMELOS PACO. TAMBIÉN EN LA IMPRESCINDIBLE CALLE TOLEDO,

MUY CERCA YA DE LA PLAZA MAYOR. REFERENTE DE LA ZONA. TODO EL MUNDO HA PARADO AQUÍ ALGUNA VEZ PARA COMPRAR CARAMELOS O HACER FOTOS DEL IMPRESIONANTE Y MARAVILLOSO ESCAPARATE.

CAFETERÍA CANTALEJO. OTRA CAFETERÍA TOTALMENTE RECOMENDADA. DESAYUNOS FANTÁSTICOS, MEJOR SERVICIO. NOMBRADA EN MI NOVELA "EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS".

2 comentarios:

fus dijo...

La primera vez que fui a Madrid el mejor recuerdo lo tengo del rastro, en aquellos días, tener libros de García Lorca, Antonio Machado de Rafael Alberti era todo un privilegio, compré varios libros en el rastro de una forma clandestina y me volví para Màlaga como si me hubiera tocado la primitiva.

un abrazo

fus

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola Fus! una maravilla comprar libros en el Rastro. Visitar esas librerías añejas es una gozada. Málaga es una pasada. Estuve hace poco por allí, hace dos años ya. Qué bella ciudad. Allí la vida es tan diferente.... Un abrazo