Páginas vistas en total

sábado, 20 de octubre de 2012

LESOTHO: "EL REINO DE LOS CIELOS"



Debe ser un cielo inmisericorde y desangelado este "Reino de los cielos" que alude a uno de los países más pobres del mundo, donde la precariedad es tan palpable y diáfana como el claror de los límpidos firmamentos sudafricanos al alba.

Del tamaño menudo de Bélgica, este reino montañoso y rural de 2.000.000 habitantes es una antiquísima porción terráquea que vio su alumbramiento hace más de 300.000.000 años.

Me sobrecoge tanto esta cifra hiperbólica como la belleza inmaculada de las vetustas "antediluvianas" montañas de tonos amarillos, arcillosos, blancos, terrosos, pardos y rojizos que me observan.
Estamos a unos 1800 metros de altitud. Se ven fácilmente en el camino antílopes Eland y gacelas saltarinas, también chamizos destartalados que se caen de pura pobreza en medio de eriales desnutridos y famélicos de sustento, resecos y amortajados como el semblante de una momia milenaria.



Es un privilegio y un honor poder visitar estas tierras hermanadas con los albores del tiempo. Siento como si debiera postrarme en solemne genuflexión ante las fascinantes murallas líticas de Lesotho, que han visto transcurrir la vida durante tantos milenios.

Me siento como un vasallo a quien se le hubiera concedido la gracia de una audiencia ante el rey. Lesotho, que surge como tal en el año 1966, tiene genética boer y británica y rige su destino por medio de un sistema gubernamental de monarquía parlamentaria. Sus gentes han asistido ya a u cientos de golpes de estado.

La precariedad aquí tiene un oponente que se niega a claudicar: la ayuda humanitaria nunca falta, ni tampoco ingentes hordas de niños preciosos y sonrientes, que engalanan de sonrisas y bulliciosa alegría mi presencia en sus campamentos cochambrososo de hojalata.
A petición de mi leal seguidor, lector, Francisco Urbaneja, FUS, comentaré algo sobre las gentes que voy encontrándome en mi camino fascinante por Sudáfrica.

Los niños parecen vacunados contra el virus de la tristeza, y su sonrisa espontánea y sincera es como un regalo o un tesoro perdido que uno hallara de repente en el mismo corazón de una jungla impenetrable. La gente con que me topo en este periplo por tierras lejanas es cordial y cercana, afable y curiosa.

Rebosan alegría, como si su situación depauperizada fuera un mal menor o un rumor distante que no pudieran oír. Quieren saber, tocarte, sentir tu presencia e interactuar con tu mundo ignoto y foráneo.

Son gentes hospitalarias que tienden la mano sin hipocresía ni segundas intenciones. Viven su vida en contacto permanente con los suyos, con sus raíces, de lo que se sientes profundamente orgullosos. Aquí revive uno la felicidad en estado puro, que proviene del contacto con la naturaleza y el clan familiar.
No hay ambición ni codicia, todo es espontáneo y cándido, placentero y ameno. Nadie es más que nadie, la gente parece feliz en su precariedad absoluta, se adaptan al medio y disfrutan de lo que les ha regalado la vida sin amargarse por aquello de lo que carecen.

Lo que yo he aprendido del contacto directo con los sudafricanos es que: "cuando todo va bien, puede ir mejor. Si algo se tuerce o va mal, sólo puede ir a peor".

Siguiendo en esta estela completamente subjetiva, testimonial-personal, la impresión que me llevo es que son sus gentes poco resolutivas, no tanto holgazanas como indolentes, desorganizados y exentos de responsabilidad, nada importa, nada debe tomarse con apremio ni demasiado en serio.

Es en estos casos cuando más he tenido la certeza de hallarme en un país subdesarrollado, por mucho que nos engañe el boato prepotente de Ciudad del Cabo.

En Lesotho Veo muchos niños y púberes que parecen almas expulsadas del edén; se les niega una infancia de juegos e inocencia para avocarlos directamente a las faenas durísimas del campo. La tasa de escolarización está sobre el 30-40%. Los niños albergan sueños de grandeza, aunque después la realidad los enjaula en arduas faenas agrícolas o mineras.

Veo muchos niños trabajando de sol a sol en campos agostados y pienso en su infancia robada. Aún así, sonríen y jalena, dan brincos de alegría y ondean su mano cuando me ven pasar. Para ellos soy un espejismo, la culminación de sus sueños, "un visitante del país de la fortuna".



En mi llegada al encantador alojamiento de Malealea Lodge me dejo arrullar por el fascinante entorno de tonos verdes, amarillos, ocres, pistachos, ambarinos...

Me quedo con la imagen del alucinante paisaje de bienvenida en el "recibidor" de "Gates of Paradise" o "Las puertas del paraíso"; no se me ocurre mejor epíteto para tal belleza paisajística.

No menos laudable es el paisaje de valles coloristas que se arriman a un impresionante desfiladero donde me esperan unas sorprendentes pinturas rupestres del SXI, con escenas de antílopes y figuras humanas en posiciones estáticas y otras de gran dinamismo. Este camino es mucho más cómodo y practicable si se atraviesa la meseta de Makhoa en los robustos caballos basotho.

4 comentarios:

fus dijo...

Todo el articulo no tiene desperdicio, expones realidades cotidianas, donde los personajes se mueven dándole gracias a la madre naturaleza, que es la que al final les da de comer, ya que el gobierno, me imagino, los pocos recursos lo utilizará en armamentos y en otros gastos suntuosos para unos pocos.
Me gusta mucho cuando defines a los niños:

Los niños parecen vacunados contra el virus de la tristeza, y su sonrisa espontánea y sincera es como un regalo o un tesoro perdido que uno hallara de repente en el mismo corazón de una jungla impenetrable.

También cuando habla de su gentes:

Son gentes hospitalarias que tienden la mano sin hipocresía ni segundas intenciones. Viven su vida en contacto permanente con los suyos, con sus raíces, de lo que se sientes profundamente orgullosos. Aquí revive uno la felicidad en estado puro, que proviene del contacto con la naturaleza y el clan familiar.

Víctor creo que el mundo de las letras te está esperando, no se cuando ni como lo haràs, pero estoy seguro que leerá más de una crónica tuya en algún periódico o revista cientìfica, sinò al tiempo....

un fuerte abrazo

fus

PD. Muchas gracias por tu menciòn.

Sheol13 dijo...

No sé como lo hacen, debe de ser durísimo nacer, crecer y vivir, si tienes suerte, en esos pueblos olvidados de Dios. Aun así la sonrisa no se les quita de los labios, son felices en su desgracias como la mayoría de nosotros somos desgraciados en la abundancia. Un abrazo.

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola Sheol! bueno, lo cierto es que nosotros, cuanto más queremos y ambicionamos, más frustrados estamos. Ellos tienen todos lo mismo, no se preocupan por lo que no conocen, supongo. Esta sociedad de consumo genera mucha infelicidad. Gracias por tu visita y comentario. Un saludo

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola Fus! gracias por tu generoso y positivo comentario, tú siempre tan amable. De momento ya me leéis por aquí y en Globedia, y para mí ése es un regalo fantástico. Me alegro que hayas disfrutado con mi crónica viajera. Un saludo