Páginas vistas en total

lunes, 2 de julio de 2012

Armenia: templo de Garni y Monasterio de Geghard

TEMPLO DE GARNI, DEDICADO AL DIOS SOLAR MITRA



Recorriendo las ya conocidas carreteras achacosas, sorteando de cuando en cuando haraganes hatos de ganado vacuno, que forman barricadas inexpugnables en medio de la ruta hacia el pasado, arribo hasta el magnífico templo pagano helenístico de Garni.


Construido en el siglo (III A.C) y restaurado en el Siglo (I D.C) por Trdat III, está dedicado al dios solar Mitra.


Fue la hermosísima construcción (ENCABEZADO DEL ARTÍCULO) residencia estival de los reyes armenios.


Riegan este enclave perdido, y otrora inexpugnable, los ríos en confluencia Garni y Azat, que pueden observarse desde una vertiginosa panorámica desde un bellísimo desfiladero.


El templo de Garni, derribado por un terremoto en el año 1679, sería recostruído después con piedra basáltica en estilo greco-romano.



CONFLUENCIA DE LOS RÍOS GARNI Y AZAT.


Para acceder al templo hay que subir una escalinata de peldaños enormes, así contruidos con el propósito de dificultar el acceso al vulgo, a las gentes legas.


En su día, hubo una estatua del dios solar Mitra colocada sobre un pedestal, de manera que la luz que penetraba a través de un ventanuco superior reflectara sobre la efigie sagrada.


Parto ahora con destino al monasterio de Geghard, o de "La lanza de Cristo" (S.III-IV A.C).


Declarado P.H.Unesco, en la antigüedad era conocido como Ayrivank (Monasterio de la cueva).


El sublime edicio al que me encaramo como un reflejo admirando una obra divina es del siglo X-XIII.
Se cuenta que San Tadeo trajo la lanza que hirió a Cristo hasta el monasterio, donde permaneció durante 5 siglos. Después sería trasladado a la catedral de Echmiadzin.


Como viene ya siendo habitual en este tipo de estructuras formidables, el monasterio de Geghard presenta un arquetípico gavit o antesala de la iglesia de composición clásica: aljibe, tragaluz y cuatro columnas.
Se trata de un recinto sacro y mayestático en su belleza soberana e imperecedera.


Construido en la montaña, lo que sirve de acicate promotor de su esplendor, hallamos en el interior majestuoso un manantial de aguas curativas que es centro de peregrinación.


La iglesia es maravillosa, tallada en piedra. Uno se siente prescindible e inane en este lugar de legendario misticismo y arcanos de los albores de la cristiandad.


Se trata sin duda de una obra maestra de los hermanos Zakaryan y el príncipe Proshyan.


Los alrededores atrapan nuestra mirada como con cantos de sirena... belleza primitiva e incomovible.
Nos embelesa desde las oquedades de las montañas; horadadas de cuevas construídas en el siglo XIII.


MONASTERIO DE GEGHARD O DE LA SAGRADA LANZA DE CRISTO.

2 comentarios:

fus dijo...

Victor, debe ser increible estar en esas tierras donde la historia y el tiempo nos ha dejado sus huellas.

un fuerte abrazo


fus

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola Fus! ciertamente es un lugar que nos vincula en cierto modo con los albores de la humanidad, nos encontramos de pronto catapultados a los tiempos de la bíblica Mesopotamia. Una experiencia renovadora y mística sin duda. Un saludo, gracias por la visita y el comentario