Páginas vistas en total

viernes, 4 de noviembre de 2011

Museo de Arte Moderno de Nueva York -MOMA-

MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO: MOMA


Y como dice el cuento.... "Colorín colorado, este cuento se ha acabado".


Prácticamente "dirigiéndome a los puestos de facturación", acabo con este artículo postrero mis crónicas viajeras, que, en esta ocasión, me llevaron hasta la remota Nueva York.


He querido dejar para el final el museo de arte moderno más grande del mundo:
MOMA: MUSEO DE ARTE MODERNO DE NUEVA YORK


En esta ocasión, no comenzarán estas líneas dibujando mis característicos panegíricos, enrevesados como las lianas de la jungla.


No merece este museo tales distinciones ni ínfulas de elocuente vanagloria, salvo, eso sí, para aquellos amantes acérrimos e incondicionales del arte contemporáneo, donde un puñado de piedras calizas bien pueden simbolizar el advenimiento del apocalípsis, o un lienzo blanco moteado de mariposas azules y negras, dando a entender la pureza de los animales en estado puro y prístino.


Aquellos amantes del arte que apreciamos: la belleza de las sirenas escamadas que son claramente sirenas escamadaso los cielos estrellados, donde las estrellas no son chinchetas plateadas, sino estrellas dibujadas por genios de la pintura, deberían seguirme hasta las plantas 4ª y 5º, donde se hacinan los visitantes, huyendo, acaso, del resto de salas vacías y espectrales, ocupadas por cortinones, lienzos abstruso y cosas inimaginables que pretenden ser lo que claramente no son.


SALAS 4 Y 5


Dan sentido a este museo ecléctico, que alea en una paleta heterogénea elementos superfluos y prescindibles, que no acaparan demasiado alborozo ni embebecimiento, con verdaderas joyas artísticas que, por sí solas, erradican la acre sensación de pérdida de tiempo cuando uno pasea por las fantasmales áreas de arte contemporáneo, de belleza más que discutible y estrafalaria fachada.


Antes de comenzar mi monóloga disertación, todo mi respeto para los amantes del arte contemporáneo, que aunque no compartamos gustos, respeto los suyos, faltaría más. Espero y deseo que nadie se sienta afrentado por mis palabras, a veces un tanto sangrantes, como saetas ponzoñosas...


Como decía, este famoso museo puede parecer en determinadas áreas un erial exterminado y aciago, que ve pasar sus días al amparo del olvido, sin nadie que lo contemple ni le dedique unos minutos. La marabunta turística, como motivada por un mismo latido, se dirige por atajos y premura hacia las plantas 4 y 5.


Subiendo por una escalinata imaginaria, me gustaría que me acompañáseis hasta la planta 4º, sin preámbulos, sin volver la vista atrás, donde nos espera una maravillosa pintura paisajística"incomprendida" y casi desconocida para el gran vulgo: "Slowly toward the north", de Yves Tanguy.





SLOWLY TOWARD THE NORTH, YVES TANGUY, 1942.
La resemblanza con la técnica de Eugenio Salvador Dalí es en este lienzo innegable.
Sin embargo, recomiendo rematar la jornada más tranquilamente deambulando sin prisa por la planta superior, PLANTA 5ª.
Aquí nos esperan joyas de la talla de "La persistencia de la memoria", del mencionado pintor anacoreta de Figueras.


LA PERSISTENCIA DE LA MEMORIA., EUGENIO SALVADOR DALÍ. 1931





Preciosa, aunque bien singular, sin duda, la obra de Amedeo Modigliani, "Desnudo reclinado".


"DESNUDO RECLINADO" AMEDEO MODIGLIANI- 1919-


Son también fantásticos los cuadros aportados por Henry Rousseau, como "The dream" o "Sleeping Gypsy".



"EL SUEÑO" HENRY ROUSSEAU, 1910.


Para concluir, en este museo de arte contemporáneo, los devotos del malagueño Picasso verán recompensada su visita con cuadros como el famosísimo "Las señoritas de Avignon..


LAS SEÑORITAS DE AVIGNON, PICASSO, 1907.

martes, 1 de noviembre de 2011

Museo de Brooklyn

MUSEO DE BROOKLYN, NUEVA YORK. 200 Eastern Parkaway.


Mi periplo neoyorquino ya ve prácticamente la luz al final de este túnel del tiempo que nos ha llevado en la vagoneta de la emoción y el descubrimiento a través de una "megalópolis", conformada por una red interminable de rascacielos, grandes y celebérrimas avenidas y calles que se convierten, inopinadamente, en escenarios de rodajes y pistas rutilantes por las que se deslizan nuestros sueños de neón...


Mi pulso se detiene en esta ocasión ante la vanagloriosa fachada, de características casi ebúrneas, del suntuoso Museo de Brooklyn.


En lo concerniente a estos palacios dedicados al arte, la cultura o la historia de un país, Nueva York prodiga sus encantos con su habitual talante sobrecogedor y descomunal.


Franqueando las esbeltas y majestuosas columnas de reminiscencias romanas, entramos en un recinto que destila obras pictóricas no especialmente célebres para el vulgo más neófito, pero que no nos dejarán indiferentes, sino que más bien provocarán en nosotros la necesidad acuciante de la reverencia y el paso enlentecido para contemplar de cerca su belleza inherente.
Es el caso del cuadro que prosigue a estas líneas: "Una tormenta en las montañas rocosas", obra del paisajista estadounidense Albert Bierstadt.


Se hace fatigoso el camino cuando uno tan sólo desea posarse rendido, como el caminante abatido, embebido ante los colores melífluos y apastelados del lienzo, con esa claridad fulgurante en su trasfondo abrupto, entre montañas recortadas y ancianas.


UNA TORMENTA EN LAS MONTAÑAS ROCOSAS-MONTE ROSALIE, 1866. -ALBERT BIERSTADT-


Sin abandonar la 5ªplanta, donde nos encontramos ahora mismo, nos espera en este lar de calma la fantástica obra de Rémy Mignot, "Niágara".


Tal es su trazado sobre el lienzo que casi podemos presentir el fragor de la cascada, vomitando millones de litros de agua de tonada ensordecedora y tonalidades de color esmeralda.



NIAGARA -(1866-70) -RÉMY MIGNOT-


Tampoco es desdeñable, en un estilo bien diferente, el cuadro de Edward Hicks"Peaceble Kingdom" (1833-34), peculiar aproximación a la naturaleza, como contemplada por las propias criaturas que habitan en esos entornos rurales y montuosos.



PEACEABLE KINGDOM -EDWARD HICKS- (1833-34)


En otro ámbito, que se aleja de lo pictórico y abraza con efusividad la escultura o el acervo cultural, en laplanta 3ª, podemos disfrutar de una interesante muestra de arte islámico, efigies egipcias o deidades de la India.


MUSEO DE BROOKLYN, NUEVA YORK