Páginas vistas en total

viernes, 4 de noviembre de 2011

Museo de Arte Moderno de Nueva York -MOMA-

MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO: MOMA


Y como dice el cuento.... "Colorín colorado, este cuento se ha acabado".


Prácticamente "dirigiéndome a los puestos de facturación", acabo con este artículo postrero mis crónicas viajeras, que, en esta ocasión, me llevaron hasta la remota Nueva York.


He querido dejar para el final el museo de arte moderno más grande del mundo:
MOMA: MUSEO DE ARTE MODERNO DE NUEVA YORK


En esta ocasión, no comenzarán estas líneas dibujando mis característicos panegíricos, enrevesados como las lianas de la jungla.


No merece este museo tales distinciones ni ínfulas de elocuente vanagloria, salvo, eso sí, para aquellos amantes acérrimos e incondicionales del arte contemporáneo, donde un puñado de piedras calizas bien pueden simbolizar el advenimiento del apocalípsis, o un lienzo blanco moteado de mariposas azules y negras, dando a entender la pureza de los animales en estado puro y prístino.


Aquellos amantes del arte que apreciamos: la belleza de las sirenas escamadas que son claramente sirenas escamadaso los cielos estrellados, donde las estrellas no son chinchetas plateadas, sino estrellas dibujadas por genios de la pintura, deberían seguirme hasta las plantas 4ª y 5º, donde se hacinan los visitantes, huyendo, acaso, del resto de salas vacías y espectrales, ocupadas por cortinones, lienzos abstruso y cosas inimaginables que pretenden ser lo que claramente no son.


SALAS 4 Y 5


Dan sentido a este museo ecléctico, que alea en una paleta heterogénea elementos superfluos y prescindibles, que no acaparan demasiado alborozo ni embebecimiento, con verdaderas joyas artísticas que, por sí solas, erradican la acre sensación de pérdida de tiempo cuando uno pasea por las fantasmales áreas de arte contemporáneo, de belleza más que discutible y estrafalaria fachada.


Antes de comenzar mi monóloga disertación, todo mi respeto para los amantes del arte contemporáneo, que aunque no compartamos gustos, respeto los suyos, faltaría más. Espero y deseo que nadie se sienta afrentado por mis palabras, a veces un tanto sangrantes, como saetas ponzoñosas...


Como decía, este famoso museo puede parecer en determinadas áreas un erial exterminado y aciago, que ve pasar sus días al amparo del olvido, sin nadie que lo contemple ni le dedique unos minutos. La marabunta turística, como motivada por un mismo latido, se dirige por atajos y premura hacia las plantas 4 y 5.


Subiendo por una escalinata imaginaria, me gustaría que me acompañáseis hasta la planta 4º, sin preámbulos, sin volver la vista atrás, donde nos espera una maravillosa pintura paisajística"incomprendida" y casi desconocida para el gran vulgo: "Slowly toward the north", de Yves Tanguy.





SLOWLY TOWARD THE NORTH, YVES TANGUY, 1942.
La resemblanza con la técnica de Eugenio Salvador Dalí es en este lienzo innegable.
Sin embargo, recomiendo rematar la jornada más tranquilamente deambulando sin prisa por la planta superior, PLANTA 5ª.
Aquí nos esperan joyas de la talla de "La persistencia de la memoria", del mencionado pintor anacoreta de Figueras.


LA PERSISTENCIA DE LA MEMORIA., EUGENIO SALVADOR DALÍ. 1931





Preciosa, aunque bien singular, sin duda, la obra de Amedeo Modigliani, "Desnudo reclinado".


"DESNUDO RECLINADO" AMEDEO MODIGLIANI- 1919-


Son también fantásticos los cuadros aportados por Henry Rousseau, como "The dream" o "Sleeping Gypsy".



"EL SUEÑO" HENRY ROUSSEAU, 1910.


Para concluir, en este museo de arte contemporáneo, los devotos del malagueño Picasso verán recompensada su visita con cuadros como el famosísimo "Las señoritas de Avignon..


LAS SEÑORITAS DE AVIGNON, PICASSO, 1907.

6 comentarios:

fus dijo...

Visitaremos solo la planta 4 y 5, para no perder el tiempo en NY.

un fuerte saludo


fus

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

Haces muy bien amigo, de verdad que en este museo es lo que más merece la pena. Ya verás las salas, todas despobladas menos estas de los cuadros famosos, que al final, es lo que le gusta a la mayoría. Saludos

Esilleviana dijo...

no he viajado a N.Y. por tanto no conozco el MOMA, de modo que todas las descripciones que nos ofrezcas serán interesantes, aunque sean de la sala 1, 2 y 3 jaja.

buen post, me agradó esta lectura.

gracias por tu visita y comentario.

un abrazo

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola Esilleviana! Gracias a ti por tu visita y comentario. Bueno, Nueva York es cita obligada, la verdad, una ciudad maravillosa. Las salas 1,2,3 son sólo para devotos del arte contemporáneo, o sea, esas piedras de granito que según el autor representan el fin del mundo o unas cortinas blancas que, según el autor, son la inocencia perdida de los niños. No me gusta nada el arte contemporáneo...
Saludos

Tamara Losa dijo...

Leo tu artículo y mis ganas de visitar la ciudad que nunca duerme aumentan aún más si cabe.

Aunque he de recocer que la primera imagen que me ha venido a la cabeza al leer "Museo MOMA" ha sido la de Jaime Walter, de museo Coconut (NEOX) jajaja... Ay de mí!

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola Tamara! bienvenida, un placer tu visita. Bueno... ¡Qué te voy a decir de Nueva York! ciudad maravillosa. Me encantan las pinturas de este museo Moma. Finalmente, la gente se hacinaba en estas salas, pues queda muy moderno decir que a uno le gusta el arte contemporáneo, pero las salas atestadas eran las clásicas. Un abrazo, gracias por la visita