Páginas vistas en total

domingo, 2 de octubre de 2011

Liberty Island y la Estatua de la Libertad


EN LA IMAGEN, LA ESTATUA DE LA LIBERTAD

Con la imaginación jugamos a ponerle alas de plata al alcaudón y un cinturón de diamantes a Saturno.
Yo, doté a la Estatua de la Libertad de unas ínfulas que ahora se me antojan excesivas e inmerecidas.

Con mi imaginación volatinera logré que sus respetables 90 metros de altura se convirtieran en algo casi tridimensional, sin parangón, que a duras penas dejase contemplar el fulgor de las estrellas con su imponente estatura y su hermosa testa espinosa.

Aun contemplada a muy breve distancia, "La Dama Verde" casi me parece un mero "souvenir" de bienvenida que uno pudiera disponer sobre los entrepaños de una encimera o una alacena.

Las fotografías que voy tomando desde el ferry que cogí en South Ferry (línea 1 del metro), poco después de comprar unos tickets en Castle Clinton (Battery Park), muestran una efigie difusa en la lontananza que bien podría ser un pináculo abstracto que se erigiera de algún modo sobre el río Hudson.

Inmediatamente, mi relación con la estatua se torna un tanto aséptica y glacial, como una suerte de amor desencantado que se ha idealizado en demasía, que cuando se tiene delante deja ver sus numerosas imperfecciones.

Gustave Eiffel y el escultor Auguste Bartholdi construyeron la Estatua de la Libertad años después de que el filósofo francés René Laboulaye concibiese la idea en el año 1865 a modo de apología a la libertad, y como ofrenda a los Estados Unidos de América para reforzar sus lazos de amistad y conmemorar el centenario de su Declaración de Independencia.

Un frío y lluvioso 28 de Octubre de 1886 1.000.000 de personas celebraban la inauguración de la estatua, que se presentaría como "la Libertad iluminando el mundo".

Está erigida sobre el fuerte Fort Wood (1808-11). Este primigenio baluarte cumplía una función defensiva contra posibles incursiones hostiles en Nueva York.
La estatua, pese a su tonalidad verdosa, está hecha de cobre, pero las inclemencias del tiempo la fueron "modelando" a su gusto, dándole su actual apariencia mistificada de color verde pálido.

Desafortunadamente, desde la macabra barbarie pergeñada el 11 de Septiembre de 2001 por los alienados genocidas que estampanaron los aviones contra las desaparecidas Torres Gemelas, ya no se puede subir hasta el mirador bajo la corona de siete puntas, que representa los siete continentes y los siete mares.

La Estatua de la Libertad saluda al viajero desde su sólido pedestal blandiendo una antorcha de cobre cubierta con hoja de oro. En el libro que sujeta, está impresa en números romanos la fecha de la Declaración de Independencia de Estados Unidos: 04/07/1776.


LA ESTATUA DE LA LIBERTAD CONTEMPLADA DESDE UN FERRY EN EL RÍO HUDSON

No hay comentarios: