Páginas vistas en total

miércoles, 6 de julio de 2011

Costa Rica: Tortuguero

MANGLAR EN TORTUGUERO, COSTA RICA.


La crónica de mi artículo matinal se centra hoy en uno de los lugares más afamados de toda Costa Rica, visita imprescindible que no puede soslayarse como polvo de zarandajas: BIENVENIDOS A TORTUGUERO.
La palabra clave para comenzar este artículo es sin lugar a dudas: calor, calor tropical húmedo, sofocante, agobiante e irritante durante la mayor parte del día. Torrentes de sudor descenderán por nuestra frente y nos mantendrán en un incordioso estado de encharcamiento corporal.
Una vez acostumbrado a esta pátina perenne de exudación comienzo a valorar positívamente las excelencias de esta tierra maravillosa que no dejará indiferente a nadie.


Tortuguero viene avalado por una leyenda, un tanto exagerada, garabateada con una plétora incontable de animales que conviven con el ser humano como el catarro se relaciona inmediatamente con el resfriado.
Ciertamente, este paraíso terrenal de color esmeralda es el hábitat de cocodrilos, tiburones, tortugas, ranas, iguanas, águilas, loros y papagayos, lagartos, monos... pero antes de alzar las campanas al vuelo conviene invocar a la mesura y la contención.


Como mencionaba en artículos previos, la fauna costarricense no está pendiente del advenimiento del turista. Con paciencia, respeto, sigilo y silencio, la ayuda de guías expertos y un poco de exploración, uno puede gozar satisfactoriamente del descubrimiento de la prodigiosa flora y "vida salvaje" costarricense.
Tortuguero, ubicado en Limón, la región más depauperizada del país, está bañado por un océano furioso donde nadar o adentrarse en el mar es poco recomendable, por el ímpetu de su oleaje y sobre todo, por la presencia de tiburones.
En todo caso, las playas de Tortuguero están impregnadas de un romanticismo evocador, como de ensueño. Su belleza descomunal e incontestable es al mismo tiempo insólita e indescifrable, por su espíritu salvaje, hostil, malaventurado...


Quienes contemplamos la playa como un paraje edénico donde depositar nuestras tribulaciones y absorber calma e inspiración, lejos de sombrillas, toallas y multitudes aglutinadas que se avecinan en torno a chiringuitos, "playas desérticas que jamás hubiesen sido holladas por el hombre...", las de Tortuguero se me asemejan a un inaudito cataclismo forestal, un naufragio del bosque cuando intentara sofocar el agobiante calor frente a las olas del mar....



PLAYA EN TORTUGUERO.


La maleza, el follaje, árboles, troncos sesgados, cocos destripados, aterrizan sobre las negras arenas donde es fácilmente detectable la presencia de cangrejos de colores terrosos, "semi-transparentes", casi invisibles, mimetizados con el entorno. También veremos inmediatamente sus horadadas cavernas subterráneas, que nos parecerán extremadamente grandes para unos crustáceos tan pequeños...
En Tortuguero, declarado Parque Nacional en el año 1975 para erradicar la masiva matanza de tortugas, es una auténtica delicia adentrarse en alguno de los numerosos manglares, donde veremos sin demasiados esfuerzos aningas, garzas tigre, perezosos, con un poco de suerte algún caimán o cocodrilo, ranas, monos aulladores o cariblancos, o lagartos de Jesucristo (Jesus Christ lizard), así denominados por su facultad para caminar sobre las aguas...


GARZA TIGRE -TORTUGUERO-
Observaremos inmediatamente el tono lodoso del agua de estos manglares. No se trata de inmundicia ni mucho menos... ese característico color café oscuro se debe a la abundante presencia de tanino, unas sustancias orgánicas provinientes de las raíces de las palmeras que crecen junto a las márgenes del río.
Otra actividad totalmente recomendable, por su singularidad, por su encanto, es acercarse hasta el pueblo de Tortuguero. Apenas 1300 habitantes de una población de claras reminiscencias jamaicanas, con sus casas de madera y de colores chillones. Aquí la gente siempre vivió de su trabajo en las plantaciones de piña y plátano hasta que llegó el turismo en el año 1990.


Mi recomendación sería alojarse en el fantástico resort, inconfundible el toque de reminiscencias Gaudianas en este lugar, LAGUNA LODGE y contratar alguna excursión cuyo guía sea el simpatiquísimo y eficienteRandall, todo un experto entre otros temas, de propiedades curativas de las plantas.
El hotel dispone de un interesante mariposario junto a la piscina y una zona donde, por la noche y provisto de linterna, es posible ver a las ranitas nocturnas de ojos rojos.
Http://www.lagunatortuguero.com/location/ WEB DE LAGUNA LODGE



RANITA ARBÓREA DE OJOS ROJOS -HOTEL LAGUNA LODGE, -TORTUGUERO-

No hay comentarios: