Páginas vistas en total

viernes, 8 de julio de 2011

Costa Rica: Parque Nacional de Cahuita

JESUS CHRIST LIZARD (LAGARTO DE JESUCRISTO), ASÍ DENOMINADO POR SU FACULTAD PARA CAMINAR SOBRE EL AGUA. PARQUE NACIONAL DE CAHUITA.




Muchos son los acicates que esperan al visitante que decida volar hasta Costa Rica para empaparse de las excelencias de esta tierra con sabor a piña y gallo pinto.
Uno de esos ingredientes imprescindibles, por su naturaleza excelsa y magna, son los Parques Nacionales, como el que presento en mi artículo matinal.


Protegido desde el año 1978, el Parque Nacional de Cahuita es el reino privado e inhóspito de multitud de animales, como los osos perezosos, iguanas, cocodrilos o serpientes oropel, cuya mordedura letal puede provocar la muerte de un ser humano en poco menos de dos horas si no se extrae rápidamente el veneno.


Durante mi breve pero fructífera estancia en el fabuloso hotel Colón Caribe, ubicado a pocos metros de una preciosa y romántica playa "hawaiiana", de negra tierra y ese escenario como de "naufragio forestal" que describía en anteriores artículos, gozo del privilegio de navegar por el majestuoso río Estero Negro.


RÍO ESTERO NEGRO EN EL HOTEL COLÓN CARIBE.

A través de manglares que se cierran en torno a mí como una comitiva forestal, diviso inmediatamente numerosas aves zancudas junto a las márgenes del río. En las cumbres de los árboles arracimados aparece la figura acurrucada de un perezoso.
Estos animales arborícolas, apegados al sueño como las nubes al firmamento, pueden dormir entre 12-18 horas diarias y sólo descienden de los árboles una vez por semana para defecar. Su dieta principal son las hojas de mangle y algunos frutos.


En Cahuita podremos contemplar gran cantidad de iguanas, de tonalidad verde (hembras), u oscura, terrosa, parda, (machos). Sin embargo, la recolección más fabulosa nos espera en el interesantísimo Centro de Recuperación de iguanas de Kekoldi, donde podremos incluso tocarlas o sostenerlas entre nuestras manos, (con el permiso y supervisión de los responsables conservadores del centro).
Otra actividad singular e igualmente recomendable es visitar la reserva indígena Bribrí, y conocer de primera mano sus rudimentarios poblados y cabañas techadas con suita (hoja de palma autóctona).


Los indígenas Bribrí son expertos conocedores de la naturaleza y de las prodigiosas propiedades curativas de las plantas. En la propia reserva nos darán toda clase de informaciones al respecto y podremos además comprar preciosos productos de artesanía, manufacturada por ellos mismos y utilizando únicamente los elementos primigenios que les brinda la naturaleza.


En el Parque Nacional de Cahuita saldrán a nuestro encuentro multitud de bellísimas mariposas, como la escurridiza y "destellante" Morpho, de un intenso tono azul que, al posarse, con las alas plegadas, nos muestra su versión más mimética; marrón o parda, como la corteza de los árboles.


Otra habitual pasajera de estos parajes frondosos, de bosques primarios y secundarios, es la mariposa Postman; revoltosa, juguetona con sus vuelos inquietos, de vívida tonalidad entre rojiza y anaranjada.


En este lugar y a lo largo de nuestro periplo costarricense veremos con frecuencia una peculiar planta llamada Caña agria. Al estrujarla levemente, de su interior mana agua; detalle que no pasa desapercibido al sediento perdido en medio del bosque.
Merece la pena también acercarse en taxi o autobús hasta el cercano pueblo de Puerto Viejo; lar del verdadero espíritu jamaicano en Costa Rica.


PUERTO VIEJO.

Para comer en Cahuita, recomiendo el bar-restaurante "Típico Cahuita ".


Su aspecto un tanto desastrado puede provocarnos una impresión errónea e injusta.


Una vez cruzado el umbral, la calidad de sus platos satisfará plenamente nuestro apetito. Como viene siendo habitual en toda esta región, la paciencia es una virtud imprescindible, pues la premura no es una de las características del "retrato tipo" del costarricense, más entregado a las blanduras del sosiego y las diligencias calmosas que observan el paso del tiempo como algo intrascendente.


ALOJAMIENTO EN CAHUITA:


HOTEL COLÓN CARIBE:


ESTÁ ALGO AISLADO, PERO A POCOS METROS TIENE UNA PLAYA "HAWAIIANA" IDÍLICA. EL HOTEL ES SÚMAMENTE CÓMODO, ESPACIOSO Y BONITO. SE PUEDE TOMAR UN AUTOBÚS O TAXI HASTA PUERTO VIEJO, PUEBLO TÍPICAMENTE JAMAICANO.
WEB DEL HOTEL COLÓN CARIBE:
http://www.1-costaricalink.com/hotels_limon_costa_rica/hotel_colon_caribe_costa_rica/hotel_home_esp.htm


No hay comentarios: