Páginas vistas en total

miércoles, 13 de julio de 2011

Costa Rica: Monteverde

PANORÁMICA EN MONTEVERDE


Si pudiesemos derramar sobre Costa Rica pedacitos diseminados de Asturias, obtendríamos como resultado de esa fusión terrenal la bellísima población de MONTEVERDE.


Esa es la impresión que se graba en mi mente cuando un poderoso vehículo todoterreno, los más populares en toda Costa Rica, pues las carreteras están en muy mal estado, asciende a trompicones por una sinuosa carretera anfractuosa y "desdentada" que sube en espiral, atravesando valles y prados, donde pastan inconmovibles orondas vacas.
El paisaje, trasunto del asturiano, me induce a una gloriosa calma que tiene mucho de hipnótica, mística y trascendental.


Dejo atrás las fatigas pegajosas del bosque tropical húmedo para adentrarme en los dominios del nuboso, donde me esperan impresionantes extensiones forestales y miles de árboles, ornamentadas sus ramas con multitud de plantas epífitas (bromelias y orquídeas), que cubren sus nudosas prolongaciones como con "gasas vegetales".
Monteverde es el hábitat donde germinan hasta 500 especies diferentes de orquídeas, anidan cientos de aves y pululan entre el follaje anfibios, reptiles, miles de insectos y cientos de mamíferos.


En Monteverde resulta indispensable la cómoda y agradabillísima travesía en bote por el lago Arenal, el más grande del país y de origen fluvial.


LAGO ARENAL, MONTEVERDE.


El paisaje a ambos lados de la ribera es una maravilla. Si prestamos atención veremos sin problemas gran cantidad de aves, y tal vez, con un poco de suerte, cocodrilos en los bancales.
Prosiguiendo por la vereda de las actividades insoslayables, no puede uno marcharse de esta región sin realizar alguna senda forestal en la Reserva Biológica del Bosque Nuboso, protegido desde el año 1972.
Una vez "perdido en medio de la espesura, uno puede caminar tranquilamente a través de los 8 puentes colgantes que penden desde los 65 a los 120 metros de altura.


PUENTE COLGANTE EN LA RESERVA BIOLÓGICA DEL BOSQUE NUBOSO, MONTEVERDE.


Este "recinto" de exuberante naturaleza es también cita ineludible para los fanáticos de la adrenalina, con la práctica de Canopy (tirolina).
Para concluir, de manera relajada o cámara en mano, para bombardear nuestro objetivo con fotografías irrepetibles, es sumamente interesante visitar la GALERÍA DEL JARDÍN DE COLIBRÍS, donde estas velocísimas avecillas de tamaño liliputiense, infatigables voladoras, acuden en decenas a beber y a alimentarse.
Como epílogo de esta crónica viajera, mi recomendación culinaria en esta ocasión va para el coqueto y exótico local COMIDA ITALIANA Y PIZZA D´KARY, a pocos metros del totalmente recomendable, por bonito, por amables, HOTEL MONTAÑA.


Si aún nos queda algo de tiempo e ilusión por desenmascarar las virtudes de esta tierra de tintes asturianos, resulta de lo más ameno y saludable, especialmente para los muy cafeteros, visitar la fantástica plantación familiar de café D.Juan, de excelente calidad.


Nos atenderán con total diligencia y amabilidad y podremos conocer los procesos, paso a paso, desde la recogida del grano en las plantaciones hasta su envasado para su posterior distribución comercial.
COSTA RICA: MONTEVERDE. PRÓXIMA ENTREGA Y ÚLTIMA CRÓNICA COSTARRICENSE: PARQUE NACIONAL MANUEL ANTONIO.

No hay comentarios: