Páginas vistas en total

lunes, 4 de julio de 2011

Costa Rica: información general


COCODRILO EN UN MANGLAR EN TORTUGUERO, COSTA RICA


En un entorno que tiene mucho de paradisíaco y rezuma exuberancia y prodigalidad en torrentes de color esmeralda, Costa Rica emerge como un elixir exquisito, que fuera el maná enviado por los dioses para fruición de los mortales, entre manglares y bosques primarios y secundarios, que son el hábitat natural de perezosos, jaguares, ocelotes, pecaris y coatíes, pelícanos, iguanas, águilas, aningas, garzas o quetzales.


Esta tierra bendecida con la fecundidad de sus eternas lluvias apoteósicas, torrenciales, como de diluvio universal, que exhalan su ira en concatenadas vaharadas de portentosa pluviosidad, veneran con orgullo su más insigne y bienaventurado fruto: la piña, pura ambrosía ineludible para los fieles a la fruta en su estadío más sobresaliente.
No menos delectables son los mangos, papayas, guayabas, tamarindos, limas o cocos, que brotan por doquier en territorio tico, o lo que es lo mismo, costarricense.


El país más joven del globo terráqueo, (1, 5 millones de años), vibra constantemente con la amenazante cadencia revoltosa de subversivas placas tectónicas, que se transforman con recurrencia en seísmos de discreta o baja intensidad.


La tierra tica que bautizara Carlos V en 1521 como Costa Rica, antiguamente Nueva Cartago, observa con reticencia los gorgoteos ocasionales de sus volcanes, 212, de los cuales 6 están activos.
Apenas 4.500.000 de almas diseminadas por un territorio amazónico donde ríos como el Penitencia o el Tortuguero parecen lenguas inconmensurables de gigantes que atraviesan manglares repletos de cocodrilos, aningas, garzas tigre, iguanas, enormes crustáceos de colores y tamaños dispares o diversas especies de serpientes venenosas, como la hermosísima oropel.


SERPIENTE OROPEL


Costa Rica está integrada por un crisol heterogéneo de apacibles, nobles y sencillas gentes provinientes de lugares tan dispares como: Holanda, Chile, Argentina, Italia, Suiza, Colombia o Israel; tan sólo un 1% de la población está conformada por costarricenses "de pura cepa".


El carácter tico, apelativo proviniente de la tendencia por el uso del diminutivo: "chiquitico", "ratico", viene definido por su blandura lánguida, afable, calmosa, casi adormecida. Los costarricenses no entienden de prisas ni desvelos provocados por los apremios.
Son los ticos de talante hospitalario y agradable.


Nadie se sentirá intruso ni contemplado con animosidad en esta tierra de neta influencia maya y azteca, que pacificara el ex-presidente costarricense Óscar Árias en los años 80 mediante su imprescindible labor diplomática en los conflictos armados en América Central. Su intervención opositora a los estadounidenses le otorgaría en el año 1987 el Premio Nobel de la Paz.


Conviene elucidar un mito extremadamente generalizado que podría inducir a error o a la desilusión más supina al turista que desee viajar a Costa Rica próximamente.


Si bien es cierto que alfombran el país 600 especies diferentes de árboles y 10.000 de plantas, que moran en sus bosques ocelotes, monos cariblancos, armadillos, coatíes, ranas y serpientes venenosas, coyotes, cientos de especies de aves, agutis, osos hormigueros, iguanas o tarántulas enormes, la fauna exorbitante no está pendiente del advenimiento del visitante; no saldrá a recibirnos con pancartas de bienvenida: en definitiva, no veremos "animalitos a tiro de piedra" a cada paso que demos...
En compañía de un guía experto, adentrándonos en manglares y bosques, en la espesura del follaje, en riguroso silencio y respeto, oteando entre el ramaje y la hojarasca, levantando la mirada hacia los árboles altísimos, es relatívamente sencillo descubrir el revoloteo de quetzales, tucanes o martines pescadores.


También descubriremos y oiremos a los monos aulladores, perezosos (pueden dormir entre 16-20 horas diarias), monos cariblancos, serpientes, basiliscos, iguanas, lagartos y lagartijas, arañas o la preciosa ranita roja Blue Jeans, cuya dermis es venenosa y supone una advertencia inequívoca para depredadores que se puedan sentir tentados de devorarlas...


Caminar por estos senderos salvajes e inhóspitos es una aventura emocionante rubricada con una misteriosa banda sonora de trinos, aullidos, bramidos y soniquetes de cigarras....


Mencionaba anteriormente la tenacidad de las lluvias en Costa Rica. No debemos jamás olvidar introducir en nuestro macuto o mochila de viaje un buen chubasquero, crema solar, gorro o sombrero y, por supuesto, repelente contra los mosquitos. Mi recomendación sería comprar uno llamado RELEC o ya en la propia Costa Rica C-VAN , realmente efectívo e inodoro; es de color blanco y textura como de crema hidratante corporal.


Conviene también tener en cuenta que cualquier localidad que finalice en "í", como Sarapiquí, Pocosí, Cararí, seran poblaciones especialmente lluviosas, pues esa terminación en "í" es indicativa de una pluviosidad atroz.
Para pagar en Costa Rica siempre nos hablaran en dólares y ocasionalmente en su moneda local, el colon.
El euro es una rareza inusitada que causa tanto espasmo como observar a un elefante sentado a la mesa de un restaurante pidiendo una tortilla francesa... bromas aparte, son pocos los lugares donde nos dejarán abonar nuestras cuentas en euros.


Los bancos, para cambiar nuestras monedas por dolares o colones, están siempre atestadísimos de gente y son de una lentitud extenuante. Si se puede cambiar nada más descender del avión, en las cajas de cambio que se hallan en el propio aeropuerto de San José, será esa una medida de lo más acertada. Hay muchos puestos y funcionan con bastante diligencia.


Para quienes optan por el vehículo de alquiler y recorrer así Costa Rica, una información interesante: las carreteras se hallan en un estado pésimo, con escasas indicaciones, la lluvia es pertinaz y los camiones, gigantescos, pesados, lentísimos, jalonan el camino.


MONO CARIBLANCO


MÁS INFORMACIÓN DE COSTA RICA Y PLANIFICACIÓN DE VIAJES A LA CARTA:
UNIGLOBECOLONTRAVEL.CR
WWW.VIAJESCOLON.COM
SAN JOSÉ, COSTA RICA, PASEO COLON, EDIFICIO CENTRO COLON
YERICK CHAVERRI RODRIGUEZ
YERICK.CHAVERRI@UNIGLOBECOLONTRAVEL.CR

No hay comentarios: