Páginas vistas en total

miércoles, 24 de noviembre de 2010

JOYAS TURÍSTICAS DE EUROPA: MOSCÚ25-11-10

CATEDRAL DE SAN BASILIO. MOSCÚ

Existen rincones recónditos en el mundo que nos cautivan sin remedio por su deslumbrante faz anónima, callada y silenciosa como un susurro adormecido. Carecen de vanidad y simplemente se regocijan de su existencia apartada y opaca.
A veces son islotes que flotan en el pacífico como enormes cetáceos varados. Otras, su semblante adopta la regia belleza de una catedral, o de una mezquita, subyugada a la perpetua veneración de los fieles más devotos.

La que impregna cada recoveco de la apoteósica ciudad de Moscú se jacta como una dama de alta alcurnia, engolada de su apabullante fisonomía monumental.
La ciudad presencia, sin objecciones ni trabas, como el precioso y larguísimo río Moscova la escinde con sus gélidas garras de agua dulce. Resulta inenarrable, adolece mi prosa de epítetos suficientes para describir mi asombro y fascinación en la tierra heredada de los zares.

Iglesias de cúpulas doradas o policromadas, como si fueran el objetivo de los juegos infantiles de díscolos y risueños niños que usaran sus rotuladores para decorarlas, pináculos verdes, rojos y azulones, rasgan el cielo con sus aristas afiladas.
Mi capacidad de entretenimiento y enamoramiento carece de confines. Sublimes arquitectos, de volatil imaginería y caprichosa querencia por el trasiego de colores, aleados como en la paleta de un pintor impresionista, barnizan de fantasía y desvelo cromático las irisadas cúpulas de la inverosimil Catedral de San Basilio (FOTO DE CABECERA DE ARTÍCULO).
Tenemos la sensación de contemplar un recargado sorbete estival de color añil, blanco, verde, rojo y dorado, donde se funden en una única amalgama de sabores estrafalarios de cariz pueril y desenfadado.
La pintoresca catedral fue concebida bajo el mandato de Iván IV Vasilievich, denominado "El Terrible". Las cúpulas, 10 en total, corresponden a sendas capillas. En una de ellas, añadida en el año 1588, se hallan los restos del visionario Basilio, quien predijo la muerte del zar a manos de su propio padre.
EL KREMLIN VISTO DESDE EL RÍO MOSCOVA.
Es prolijo el armazón arquitectónico moscovita.Perdido entre fascinantes monasterios, palacios y basílicas que desafían a la técnica colorista del fauvismo, o la demencial cascada irisada que impregna los óleos de Gustav Klimt, considero esencia la visita a la Catedral de la Asunción.
CATEDRAL DE LA ASUNCIÓN.
Rehuye ésta del mosaico de colores que mencionaba antes, pero su belleza es incontestable y espléndida. Destaca por el tono áureo de sus voluminosas cúpulas respingonas y su fachada blanca, que resplandece como una mañana clara.
Pero el gran tesoro nos espera en el interior. Toda cubierta de impresionantes pinturas sagradas, resulta admirable el iconostasio de 16 metros, que incluye un fabuloso icono de San Jorge del siglo XIII.
Era en esta lugar donde se congregaban los más insignes personajes de noble prosapia para asistir a la coronación de los zares. Este templo sagrado de nívea apostura fue erigida entre 1475-1479 por el excelso maestro Fioravanti durante el reinado de Ivan III.
Impactante e inesperada me resulta también la presencia de un gigantesco "glóbulo rojo" plantado frente a mí, insinuandose con una mirada pícara que no puedo soslayar. Se trata del majestuoso Museo Nacional de Historia.
Valga la impropia metáfora para referirme a su fachada de color carmesí...
Podemos concluir el día, profuso en monumentos, con un remate mucho más somero y mundano. Los almacenes Gum, (S.XIX), harán las delicias de los "pecadores irredentos" acuciados por la hambruna del consumismo.

Tiendas desplegadas como enormes pancartas publicitarias que reclamaran nuestra atención se hallan distribuidas por las numerosas galerías y plantas.
El complejo comercial en sí mismo es una atracción visual, con su formidable estructura ferruginosa y su translúcida bóveda de cristal. Se halla este santuario de expendio en el lado este de la Plaza Roja.
Otra alternativa de lo más placentera es confundirse con la plebe que confluye hacia las encantadoras plazas de Pushkin y de Manege.

No hay comentarios: