Páginas vistas en total

miércoles, 6 de octubre de 2010

Una encantadora ciudad medieval llamada Trogir

En el siglo III a.c los griegos la denominaban Tragurium. Similar a otras localidades como Zadar o Split, Trogir posee el casco románico-gótico mejor conservado de toda Europa central
VISTAS DE TROGIR.
En mi artículo anterior departía yo acerca de los evidentes acicates de la majestuosa ciudad de Split. Aun sometida al acoso de las bombas y la metralla, conserva su carisma y personalidad intactos.
En una dimensión mucho más abreviada pavonea su belleza, confinada dentro de un casco histórico mucho más pequeño, la villa medieval de Trogir. Bautizada por los griegos como Tragurium en el siglo III a.c, han sido estas tierras objetivo de conquista de huestes venecianas, romanas, francesas, húngaras...
PANORAMICAS DE TROGIR
El estado de conservación de esta localidad es inmejorable. Paseando por sus callejuelas angostas me convierto en un personaje de una novela medieval. Impecable como pocas, ensombreciendo a otras preciosas ciudades croatas como Sibenik o Zadar, Trogir puede enorgullecerse de poseer el casco histórico románico-gótico mejor preservado de toda Europa central.
En sus albores volvemos a toparnos con las contumaces hordas otomanas, que avasallan la ciudad en el siglo XVIII destruyéndola por completo.
En el episodio de asedios y transformaciones de Trogir es imprescindible rescatar del arcón de la memoria al infatigable Napoleón, quien entra en la ciudad entre los años 1806-1814 y la convierte en provincias ilirias. Con su caída quedarían anexionadas estas al imperio Austro-húngaro.
Trogir nos ofrece un idílico jardín de delicias arquitectónicas, amparadas por la Unesco desde el año 1997, El pulso de la ciudad, el latido vibratil de Trogir, se halla en Narodni Trg, antigua Plaza de la Señoría. Aquí se nos desviará la mirada curiosa hacia el Ayuntamiento (S.XV), o el impresionante campanario gótico, con 280 peldaños que nos llevarán a la cúspide de la torre. Las panorámicas, situados a 47 metros de altura, son excelentes.
Trogir fue declarada villa medieval protegida por la Unesco en el año 1997
Si se goza de tiempo suficiente hay que callejear por el entramado laberíntico de calles medievales y reparar en las bonitas casas de familias nobles, así como los palacios de la acaudalada familia Cipiko, ubicados en la zona occidental de Trogir.
Uno de los nombres propios que nadan en la superficie de esta ciudad rebosante de belleza lo inscribe en grafía de oro el sobresaliente arquitecto Radovan. Su pericia innegable dota a Trogir de un encanto apabullante. La estela de su arte está impreso por toda la ciudad como un sello indeleble. Probablemente su trabajo más superlativo lo encontramos en la maravillosa catedral de San Lorenzo (S.XIII). La confección de los detalles ornamentales del pórtico (1240) son fidedigna muestra de su grandeza.
El paso de los venecianos dejó diversos legados para la posteridad, entre ellos la fantástica fortaleza o castillo de Kamerlengo (1450). Podemos continuar durante horas visitando monasterios, conventos e iglesias; el conjunto arquitectónico es realmente copioso.
Mi recomendación sería no descartar en la criba iglesias como la de San Juan Bautista, la de San Nicolás o Santa Bárbara. Sobre la puerta septentrional de Trogir se erige sobre nuestras testas una efigie del santo patrón de la ciudad, Juan de Trogir. Se trata de una hermosa estatua del siglo XV realizada por el conspicuo artesano Bonino.

No hay comentarios: