Páginas vistas en total

lunes, 24 de mayo de 2010

SRI LANKA. COLOMBO

Sri Lanka: Un país con aroma a especias, té y budismo. Colombo

Categoría:

Viajes

| Tipo: Reportaje | Tags:

colombo

sri lanka

| 0 Comentarios
El nombre del país, Sri Lanka, significa "Tierra hermosa"

Típico mercado callejero en Colombo, capital de Sri Lanka.

Llegar hasta el aeropuerto de Bandaranaike, en Colombo, parece una odisea cuando llevas más de 10 horas volando, haciendo escala en Qatar para a continuación tomar otro vuelo, de unas 5 horas de duración, hasta Colombo, capital de Sri Lanka.

Afortunadamente la flota aérea de Qatar Airways es francamente recomendable; magníficos aviones y muy buena atención al cliente. Todos los asientos tienen en su respaldo un monitor donde el pasajero podrá ver películas, videos musicales, noticias o elegir entre alguno de los muchos juegos disponibles. De este modo, las largas horas de travesía por las nubes se hacen bastante más amenas.

Una vez lleguemos al aeropuerto uno debe pasar el habitual control de equipaje y aduana. Nada pesado ni complicado, todo discurre con bastante diligencia. Eso sí, cuidado con las maletas. Hay que asegurarse de que nuestro equipaje está perfectamente sellado, embalado o cerrado. Entre algunos de los carteles que uno puede leer en el aeropuerto de Colombo llama la atención uno, en el que se nos informa de que introducir drogas en el país, ya sea adrede o por algún susto que pretende darnos algún maleante, está penado con la pena de muerte. Ojo con las cremalleras, cierres, todo bien asegurado.

Taxis de Sri Lanka

Para quienes venimos del denominado primer mundo pasear por Colombo, y en general por toda la geografía de Sri Lanka, supone un duro golpe emocional, nos hace valorar verdaderamente la privilegiada situación que vivimos.

En definitiva, pone de manifiesto la cruda realidad de las inmensas desigualdades sociales, de como millones de personas sobreviven por "cuatro duros" mientras en el resto del planeta algunos nadan en la abundancia o desconocen por completo las penurias de carecer de los recursos más básicos o elementales, que nosotros damos por supuesto que siempre estarán ahí, craso error este, por cierto.

Camino por Colombo y me encuentro inmerso en una especie de submundo, diezmado y a punto de romperse en mil pedazos. Inmundicia, pobredumbre, casas derruidas o construidas con frágiles cañizos y paja o maderos.

Abundan los puestos callejeros de frutas variadísimas, artesanía (en esto los Sri Lankeses son verdaderamente brillantes), no hay que perder detalle de como trabajan la madera, los elefantes de ébano, por ejemplo, son una maravilla.

Recorrido por Colombo, capital de Sri Lanka, una tierra hermosa con fragancia a té, especias y budismo

El tráfico en Colombo es un espectáculo sobrecogedor, como sucede en otras ciudades tumultuosas como El Cairo, en Egipto. Cualquier cosa puede suceder en medio metro cuadrado en menos de 5 minutos. Vacas o bueyes cruzando la carretera, perros acostados en medio del arcén, paralíticos cruzando sin mirar, camiones repletos de alforjas, sacos o provisiones que pasan al otro carril dando un giro de 100 grados, ya haya línea contínua, mediana o niños y viejos jugando en medio de la carretera. La distancia de seguridad no existe, los adelantamientos a camiones, taxis o cualquier otro obstáculo se realizan con una imprudencia cotidiana de lo más temeraria.

Circular por estas carreteras es un "deporte de riesgo". Normalmente son caminos llenos de socavones, baches o grietas que han ido asfaltando de cualquier manera y con muy pocos medios materiales.

Los vehículos son generalmente antigüallas y abundan por doquier los peculiares taxis, una especie de motocicleta cubierta y con tres ruedas que tiene su orígen en la India.

Los arrabales de Colombo son paisajes fascinantes de jungla e inmensas zonas boscosas plagadas de palmeras. Existen tres tipos distintos en Sri Lanka, y de ellas se aprovecha absolutamente todo. De su jugo se prepara asimismo un popular licor llamado Ra, en referencia clara al Dios solar egipcio.

Es muy habitual ver a lo largo de la carretera perros deambulando sin rumbo por los arcenes, tumbados en plena carretera o cruzandose sin la menor prisa en el momento menos inesperado. Son curiosas las casuchas y cabañas construidas con paja, cañizos y madera semi-ocultas entre la espesura de la jungla. Algunos afortunados poseen viviendas más sólidas de piedra donde suelen vivir arracimadas hasta 4 o 5 familias.

Hay un dicho popular realmente curioso. Algunos Sri Lankeses consideraron el Tsunami del año 2004 como el "agua del oro", pues muchas familias vivían hacinadas en viviendas muy pequeñas. Cuando el Tsunami arrasó sus casas el gobierno hizo viviendas nuevas, mucho mejores que las anteriores, para cada una de esas familias, que anteriormente se veían obligadas a convivir con 3 o 4 familias más en un espacio ínfimo y en condiciones más que precarias.

Casi un 85"% de la población en Sri Lanka vive en zonas rurales o tiene una cultura muy pobre. Por ello, cuando se les habló del aterrador Tsunami mucha gente no lo relacionó con la tragedia que asoló la población, pues Tsunami es una palabra japonesa y existe otro término completamente diferente en la lengua cingalesa para definir el fenómeno de "Olas gigantes o desbordadas".

Sri Lanka es un país de relativa reciente independencia y aún está muy presente la mescolanza de culturas, influencia de su pasado portugués, holandés y británico.

TÍPICO PAISAJE DE PALMERAS EN SRI COLOMBO. SRI LANKA.

VÍCTOR VIRGÓS.

No hay comentarios: